jueves, 14 de mayo de 2009

Aborto masculino

Aunque no es lo que quiero desarrollar en esta entrada, primero quiero posicionarme en cuanto al aborto.

Nosotros somos una especie: homo sapiens. Y lo único que nos hace ser homo sapiens es un determinado perfil de ADN. Ese perfil de ADN, lleva toda la información para que tengamos las características morfológicas propias de nuestra especie. Esta es la única característica esencial que nos diferencia de cualquier otra especie. Desde el mismo momento de la fecundación, ese ADN ya está formado y en desarrollo....por consiguiente, ya se es homo sapiens....en fase embrionaria. El homo sapiens pasa por distintas fases de desarrollo: embrionario, fetal, primera y segunda infancia, adolescencia, etc, pero no deja de ser homo sapiens y no unas simples celulitas, porque unas simples celulitas somos todos, más o menos desarrolladas.

Además, desde el mismo momento de la fecundación, ya es un ser vivo, porque cumple todas las características para ser considerado como tal: se desarrolla, crece, tiene potencial de reproducirse y morirá.

Biológicamente esto es así, no es opinable. Es un hecho biológicamente incontestable y no sujeto a debate. El embrión es un homo sapiens y es un ser vivo. Ningún científico discutirá esto porque esto es una evidencia científica.

Hay otras muchas cuestiones que sí son opinables:
1. Cuestiones de índole moral: ¿cuando tienen alma los embriones?.
2. De índole jurídica: ¿desde cuándo y cuantos derechos tiene un embrión, un feto, un recién nacido…..?
3. De índole filosófica: ¿desde cuando consideramos a un homo sapiens, ser humano sujeto a derechos y deberes?.
y, en estos debates, no debe entrar el científico porque nunca se conseguirán evidencias científicas. Deben formar parte de un debate social.

Mi opinión, basada en los anteriores argumentos, es que nadie tiene derecho a eliminar a un ser vivo (salvo para alimentarse o en legítima defensa), mucho menos a un homo sapiens. Yo puedo matar mañana a una hormiga y nadie me va a meter en la cárcel por ello....pero eso no me da derecho a matar hormigas. Una cosa es no penalizar un hecho y otra muy diferente es tener derecho a hacerlo.

Por eso, estoy de acuerdo con la despenalización del aborto. No podría meter a una mujer en la cárcel por abortar como no podría meter en la cárcel a un cazador por cazar o al que mate a una hormiga, pero ninguno de ellos tiene derecho a abortar, cazar o matar hormigas. Y si no se tiene derecho, aunque no se castigue si lo ejecuta, tampoco se le van a sufragar los gastos con el dinero de los demás.

Los derechos nos los podemos dar o quitar mediante un determinado ordenamiento jurídico. El régimen jurídico que deseo, y por el que votaría, no incluiría el derecho al aborto sino sólo la despenalización (que es exactamente lo que tenemos en España).

El motivo por el que estoy a favor de la despenalización del aborto (a pesar de estar radicalmente en contra del mismo) es porque soy incapaz de prohibir algo a los que piensan de manera diferente a mí.

Pero la cuestión que deseo plantear hoy es otra distinta, de la que nunca se habla cuando se debate sobre el aborto.

Si a una mujer se le da la posibilidad legal de decidir sobre si tener un hijo a o no. Incluso después de parir, sigue teniendo la opción a decidir si se hace o no responsable de la criatura, pudiéndola dar en adopción, con lo que no tendría ningún derecho, pero tampoco ningún deber sobre el bebé…..¿Porqué los hombres no tenemos ningún derecho a decidir?. Estamos al albur de lo que decida la mujer. Si desea abortar, no podemos (ni debemos) hacer nada legalmente. Si desea tenerlo, tampoco tenemos opción de no hacernos responsables del crío. La mujer decide, y me parece bien, pero el hombre también debería tener la opción de decidir si se responsabiliza o no del bebé y, si no lo desea, no tendría ningún derecho, pero tampoco ningún deber con él. Creo que es lo más justo.

Madres a la fuerza no, pero padres a la fuerza tampoco.

15 comentarios:

Mariana Castrogiovanni - Coach - dijo...

Estoy de acuerdo contigo Juan, al igual que el hombre tiene las mismas obligaciones que la mujer para con sus hijos, debiera tener los mismos derechos. El tema sería cómo implementarlos para que no se conviertan en escudos.
Me gusta tu blog
Un saludo

Lenka dijo...

Menudo tema más complejo!!! Hasta ahora el hombre tiene derecho a responsabilizarse de un hijo suyo que una mujer decida tener, o bien de desentenderse por completo. Y no, realmente no. Porque ahora hay pruebas de paternidad, y si una mujer interpone una demanda y se prueba la paternidad, ese hombre tendrá que asumir una responsabilidad de manutención. No de cariños ni de afectos si no le da la real gana, eso es cierto. Ni siquiera tendrá que ejercer de padre, pero sí sostener al hijo económicamente.

Antes de existir tales pruebas, el hombre no tenía la menor obligación de reconocer a un hijo, ni mucho menos de mantenerlo. La mujer que se quedaba embarazada en solitario era estigmatizada, y ahí se las apañara como pudiera. Además, ella sola era la única responsable. Suya era la vergüenza. No importaba si el hombre era casado, si ella era apenas una chiquilla, ni siquiera si había sido violada. Sabemos que era así. Ella se quedaba para siempre con la señal de "fresca" en la frente. Y su hijo era un hijo de tal.

Las tornas han cambiado. Afortunadamente hoy todos los hijos son iguales y tienen los mismos derechos. Ya no existe esa palabra fea que era "bastardo" o "ilegítimo". Las mujeres no se quedan solan ni humilladas ante la sociedad. La responsabilidad de un hijo es de ambos.

Pero claro... podemos elegir si queremos abortar (que me parece bien). Podemos elegir si tenerlo, o darlo en adopción. Ellos no pueden decidir nada. Sólo si, nacido el niño, quieren llevarlo al parque y ejercer de padres. Pero no tienen derecho a imponer su decisión. Tema peliagudo. Si yo decido abortar, tengo ese derecho. Y ningún hombre podrá obligarme a que dé a luz. Es justo? Seguramente no, no lo sé. Pero cómo se puede obligar a una mujer a llevar un embarazo adelante si no quiere?

Eso ya se intentaba antes, y no porque muchos hombres reclamaran esos hijos, seamos francos. Se obligaba a la mujer a cargar con su pecado. Tal cual. Ahora, con la despenalización del aborto, eso no pasa. Ni antes, en realidad, al menos no siempre. Siempre se ha abortado, con permiso y sin él.

Comentas, Juan, que el debate sobre el aborto no es científico, sino social. Yo creo que este tema que planteas también lo es. Me explico. Cuando una mujer se queda embarazada y no lo desea, casi siempre aborta. Pocas veces si comparamos se da al niño en adopción. Por qué? Las habrá que no deseen pasar por el embarazo. Por qué razón? Voy a atreverme a opinar sin saber: porque se ve. Porque se nota, es evidente, no puedes esconderlo. Y porque durante muchos meses tendrás que explicarle a todo cristo, tu familia, tus amigos, colegas del curro, vecinos, que no quieres tenerlo. Que vas a darlo. Y las caras de "oooooh, qué ideal, enhorabuena" se convierten en otra cosa.

Sólo conozco personalmente a una chica que dio a su hijo en adopción. La presión que soportó durante su embarazo fue insufrible. Lecciones de moral, incredulidad, rechazo, críticas despiadadas, incomprensión absoluta. Pero cómo? Que no lo quieres? Pero no te hace ilusión? Ni un poco? Cómo puedes sentirle moviéndose dentro de ti y no quererlo?

Fue señalada, atacada, insultada, machacada con todo tipo de sermones, vio doscientas caras de desaprobación, fue tratada de egoísta, de malvada, de inconsciente, de fría, de no tener corazón. Me fascina que, con todo y con eso, aquella chavala de sólo 18 años (ojo al dato) siguiera en sus trece. Incluso el novio le insistió en que quería al niño. Ella no claudicó ni por esas. Estaba segura de que ambos eran muy jóvenes e inmaduros, sin medios, para nada preparados para semejante responsabilidad. Fue realista, creo. La relación duró poco, lo normal a esa edad. Los dos tendrán mil parejas y rolletes antes de asentarse. Mil trabajos, mil historias. Están creciendo aún. Recuerdo al chaval: con gorra y en vespino, currando en un burguer y saliendo de marcha los findes. Lo clásico.

En las pelis el amor lo puede todo y la chica se acaba casando con el novio del insti, y tienen chalet, perro y niños rubios y adorables. En la vida real no suele ser tan fácil. Esa chica pasó lo indecible y no se rindió. La misma sociedad que clama siempre (sin pensarlo mucho, me temo) "qué egoístas! que lo den en adopción!" le amargó la vida y la hizo sentir malvada por hacer eso mismo. Porque resulta que tener hijos es super maravilloso y nadie concibe que no siempre lo es. Y no te lo perdonan.

Esa chica no abortó por razones de conciencia. Siguió adelante con todo el mundo en contra y renunció a su hijo que, hoy día, seguramente está feliz con una familia que le adora. Eso es egoísmo? No me lo parece. Me pongo en el pellejo de esa chica y me espanto. Yo en su lugar habría abortado. Porque soy cobarde. Porque nadie se entera ni te ve la barriga, ni te da la coña con cunas, patucos y lo divino que será todo. Yo, como cobarde que soy, seguramente habría abortado, quizá sin decírselo si quiera a mi pareja. Porque aunque entiendo lo que dices, Juan, y sí, los hombres merecéis los mismos derechos, ahora que por fin nosotras podemos elegir (y lo que nos ha costado) yo no consentiría que nadie, ni mi pareja, ni mi familia, ni los vecinos, me hicieran chantajes emocionales o me culpabilizaran de ese modo. Porque la sociedad suele rechazar el aborto y proponer soluciones estupendas, pero luego no las tolera. En ese sentido aún nos queda mucho, me temo.

Juan dijo...

Muchas gracias Mariana. Sí, habría que estudiar la manera de hacerlo efectivo, con unos plazos y demás. Por ejemplo, un hombre que se divorcia y que ya ha establecido unos lazos con sus hijos, no puede dejar de hacerse cargo de ellos. Pero, por ejemplo,la típica mujer que se relaciona con un futbolista que sólo busca quedar embarazada para tener una pensión jugosa para siempre, ya se abstendría de la jugada si sabe que, posteriormente, el jugador se podría desentender del tema sin problema.

Un abrazo Mariana.

Juan dijo...

Pues sí Lenka, hoy ya no estás marcado desde la cuna si tus padres no se han casado. Y no hace demasiado tiempo de este avance.

Realmente, no veo justo que un hombre pueda imponerte dar a luz. Tu pareja puede aconsejarte, expresar su opinión al respecto, pero no obligarte. Pero lo contrario tampoco. Si él no desea tener el hijo, no te puede obligar a abortarlo, pero tampoco tú tendrías el derecho de obligarlo a hacerse cargo de él, si decides tenerlo. Creo que es lo justo. Ambos respetan la libertad del otro.

Pero por ley esto no es posible. Si tú decides tenerlo en contra de su voluntad, la ley le obligará a él a hacerse cargo del niño, aunque sólo sea económicamente.

No es justa una ley que permite decidir a una mujer si quiere ser madre o no, pero no da la misma posibilidad a un hombre. Además, el curiosamente el Ministerio de Igualdad el que fomenta esta desigualdad.

Pero una cosa es lo legal y otro, muy diferente, el que expresas con el ejemplo de esta chiquilla de 18 años. Ella ha usado la ley según lo ha estimado oportuno, y creo que con una generosdidad extraordinaria y digna de encomio, pero no se ha visto acompañada de su entorno.

La familia puede y debe opinar e informar sobre algo que les atañe a todos, pues no sólo se trata del hijo de la chica, sino también del hijo del chico, el nieto de sus abuelos, el sobrino de sus tíos etc. Pero hasta ahí pueden llegar. Hacer juicios de valor de la chica en base a no estar de acuerdo con su actuación me parece una falta de respeto total.

Un abrazo Lenka

Jose dijo...

Uff!!!tema bastante dificil. En parte estoy de acuerdo contigo, pero en parte eso es un arma de doble filo. Creo que en este sentido o aspecto todavia las mujeres son las que tienen que tener la autoridad.

Tu sabes como son los chavales de jovenes. Hay de todo, cierto es, pero los "buenos" no supondran problemas, como siempre. La cosa son los "malos". Imaginate (y te doy fe de ello porque me he criado en barrio chungo y hay algunos casos) que en plena noche de "amor" él quiere tema y ella al principio se muestra reticente pero después acepta. Después te encuentras el médico al dia siguiente lleno de chavalas. Las chiquillas se quedan preñadas, el futuro padre les dice que se haran cargo y ella decide, bajo esa premisa, seguir con el embarazo. La cosa es que el futuro padre a los pocos dias o semanas se da cuenta de lo que le viene encima y decide no hacerse cargo. Y si ya es tarde ¿que hacemos?¿le obligamos a hacerse cargo? si tu dices que deberiamos darle decisión plena al chaval es un arma de doble filo, precisamente por eso, por los "cabroncillos" que hay sueltos.

¿Les hacemos firmar un documento en el que se les exija protección y atención hasta que la propia naturaleza los exima? por si después se echan atrás, como si fuera un contrato...

La verdad es que es dificil, no logro tener una decisión en firme. Supongo que será un poco como todo: macho, a lo hecho pecho.

Sra de Zafón dijo...

Yo no creo en el alma, Juan, creo en un extremadamente complejo y maravilloso sistema nervioso que nos distingue de otros animales, (distingue no significa para mí que seamos mejores ni peores, si no maravillosamente distintos) por tanto no creo que se pueda valorar el derecho de un feto basándose en cuando tienen alma.
Yo no podría trazar la frontera entre hasta aquí me lo puedo cargar, a partir de aquí ya no, pero he de confesar que cuanto más se parece a un bebé más me costaría, y digo costaría porque nunca se me pasó por la cabeza abortar y eso que me quedé embarazada cuando menos lo esperaba y menos lo deseaba, y ¡tomando medidas anticonceptivas!
Pero entiendo perfectamente que una mujer no quiera traer un bebé a su mundo y, sobre todo, creo que la mujer es la que debe decidir qué hacer con su cuerpo,con su vida y con la del embrión que lleve dentro.
Pero a la vez que defiendo el derecho de toda mujer a seguir o no seguir con un embarazo, creo que cualquier hombre tiene derecho a "deshacerse" de la responsabilidad que supone ser padre.
Me parece una aberración que un hombre tenga que hacerse cargo de la manutención de un niño sólo porque la madre de ese niño haya querido seguir adelante con un embarazo.
¿Cuántas mujeres han utilizado el embarazo como último recurso para intentar "atrapar" a un hombre? ¿Cuántos hombres habrán sido engañados con el no te preocupes que me estoy tomando la pastilla, o si mi amor quiero tener un hijo tuyo y no tomársela? Si es que tenemos el poder...

Pero sin llegar a este punto no puedo entender por qué a una mujer (incluso de 16 años) se la ayuda a acabar con la vida de un embrión para no tener que ser madre y a un hombre no se lo consiente que se deshaga (no mata a ningún ser vivo ni supone ningún gasto público) de su responsabilidad paterna.

Si las chicas queremos, los chicos tienen que pandar como sea.
Con esto de los hijos la verdad es que los hombres tienen todas las de perder, siempre.

Una entrada muy interesante, Juan, como siempre.

Un beso

Chusa

Juan dijo...

No estaría de más ese documento, Jose. Cuando una mujer está embarazada y debe decidir si seguir para delante con el embarazo o no, me imagino que deberá tener en cuenta muchas variables que le ayuden a tomar la decisión que le parezca más correcta.

Una de esas variables puede ser si el padre le va a ayudar. Por consiguiente, si su decisión de seguir con el embarazo dependiera de esto, un documento oficial en que el chico se comprometa, no sobraría. Ya no podría haber marcha atrás.

Siempre me ha gustado la expresión que has usado: "a lo hecho, pecho". Y, como norma general, me parece muy acertada, pero pueden haber excepciones.

De todas formas, si a los hombres se les obliga por ley a asumir el resultado de una noche loca, a las mujeres también.

Un abrazo Jose

Juan dijo...

Yo tampoco creo en el alma, Chusa, pero una parte de la sociedad sí, es por ello que el debate sobre el aborto se puede establecer desde distintas perspectivas y, una de ellas, es la religiosa.

Estoy en contra del aborto, por las razones que he expuesto, pero lo tomo como un idea personal que sólo me sirve a mí para guiarme, no para imponerlo a los que no piensen como yo. Tampoco concibo tener un hijo y no hacerme cargo de él, pero entiendo que a los hombres que no quieran ser padres no se les imponga.

Estoy de acuerdo con lo que dices sobre que, en cuestiones de hijos, los hombres tenemos todas las de perder. Y me encantaría que esto cambiara, por el bien de todos. No se le puede dar a ningún juez la posibilidad de quitar la custodia a ningún padre ni madre, si no hay razones objetivas para ello. La custodia compartida debe ser, si no median otras cuestiones como el maltrato, la norma en cualquier separación. Con lo que está sucediendo en la actualdad, de dar sistemáticamente la custodia a la madre, se está lanzando el mensaje de que las mujeres están mejor preparadas para educar a los hijos que los hombres y, de ahí, a exigirles más del 50% en los deberes hacia los hijos sólo hay un paso. El camino debe ser otro: reparto equitativo de responsabilidades.

Un abrazo

Kaken dijo...

"Con lo que está sucediendo en la actualdad, de dar sistemáticamente la custodia a la madre, se está lanzando el mensaje de que las mujeres están mejor preparadas para educar a los hijos que los hombres"

Nos guste o no, Juan, hoy por hoy es lo que prima, es decir, son las mujeres, mayoritariamente, las que se ocupan en mayor medida de la educación y atención de los hijos, independientemente de que trabajen fuera o dentro de casa.
No se trata de que estemos mejor preparadas, simplemente, es lo que hay (aunque también pueda pensar que estamos mejor preparadas porque no nos queda otra y mil razones más).
Conozco a varones que se llenan la boca de igualdades y demás y luego en sus casas no hacen nada de nada.

A pesar de las leyes nefastas que tenemos, estoy convencida de que el hombre que quiera realmente ser padre y participar de la rutina del hogar, no tiene impedimento alguno para lograrlo.
Que se lo curre, ya verás como la cosa va mejor.

Bes a todos.

Juan dijo...

Kaken: ¿no crees que hay padres que se lo curran y, a la hora de la separación, son despojados de sus hijos?.

En muchos casos se llegan a acuerdos y ahí no hay problema. Pero en otras ocasiones, ese hombre maravilloso y magnífico padre que era mientras es mi pareja, se convierte en un enemigo que sólo tiene derecho a ver a sus hijos un fin de semana de cada dos, no tiene ninguna capacidad de decisión en la educación de los niños pero, a la hora de pagar, es el que tiene que pagar todas las facturas. Yo tengo los derechos y tú los deberes.

Que esto sea lo que tenemos no creo que nos beneficie como sociedad.

Un beso

Sra de Zafón dijo...

"A pesar de las leyes nefastas que tenemos, estoy convencida de que el hombre que quiera realmente ser padre y participar de la rutina del hogar, no tiene impedimento alguno para lograrlo.
Que se lo curre, ya verás como la cosa va mejor."

Ojalá, Kaken las cosas fuesen así ...
Hoy por hoy ningún hombre, por más que se lo curre, tiene derecho a la custodia compartida si a su exmujer no le da la gana, así que da igual que haga el pino cada mañana frente a su ventana que la tía va a ser la que consienta, o no, que su ex participe en el día a día de sus hijos, ella tiene la sartén por el mango. Y esto sin hablar de maltratos, que aquí me daría para muchísimo.

Es cierto que en esta cultura del sufrimiento, que aún no acabamos de terminar de padecer, la mujer más sufrida era la mejor mujer, la más sufrida y la más electrodoméstico y muchas se han instalado en ese lugar y no hay dios que las saque de ahí, me explico: Hay un montón de mujeres, sobre todo dependientes económicas, de sus parejas, que juegan a ser las únicas capaces de tener la casita bien, que se esloman planchando kilos de ropa, o cosiendo dobladillos.Porque para ellas en eso consiste ser una buena mujer.
Y son estas las que se niegan tajantemente a que sus parejas invadan su territorio, no vaya a ser que lo hagan tan bien como ellas y su papel en la familia ya no sea tan importante y ...no se sientan valoradas, y además tengan que salir a buscarse el garbanzo.

Yo perdí un trabajo estupendísimo por amor a mi pareja (para estar cerca de él) por amor a mi hijo (para cuidarlo tal y como quiero ) pero sobre todo por amor a mi (para ocuparme de lo que me parece más importante y sentirme agusto conmigo)
Pero conozco un móntón de mujeres que lo han dejado todo "por los demás" y que todo lo hacen siempre "por los demás" pobrecitas, y además sufren enormente porque sus casas no brillan como los famosos chorros de oro, ya que sus maridos e hijos "se" las ensucian en un pis pas.
Mis amigos más próximos hacen tanto en casa y con sus hijos como sus chicas, cierto es que todas tienen trabajos que les gustan:profesora de literatura, enfermera, decoradora, psicóloga, soprano y actriz. A ninguna le preocupa la plancha, ni los cristales de su casa, cuando están limpios estupendo, y cuando no pues ya estarán. La actriz y la soprano viajan por el mundo mundial, unas veces con y otras sin niños, nadie duda de la capacidad de esos hombres para engargarse de sus hijos, para cualquiera de nosotros eso sería un insulto, pero hay que reconocer que la gente que nos conoce nos suelta perlas del tipo "ay que suerte tienes con tu marido que te hace esto, lo otro y te cuida los niños" a mi con es "te", siempre me da la risa.
Creo que las mujeres que tienen vida propia, al margen de sus hijos y compañeros, que disfrutan de su tiempo de soledad, y de ellas mismas, tienen compañeros en vez de "minusválidos domésticos" a las que tener que venderles lo bien que hacen las tareas domésticas.

Buff, esto aún me daría para mucho más.

Resumiendo, no creo que el hombre hoy por hoy pueda hacer nada para ocuparse de sus hijos si su ex no se lo permite, y creo que muchas mujeres siguen (yo evidentemente no, y por ello me niego a incluirme aquí) vendiendo el electrodoméstico que llevan dentro para seguir en el papel que les va: de sufridoras imprescindibles para su hogar.

Un beso de buenos días!!!!

Juan dijo...

Conozco muchas mujeres así Chusa, demasiadas. Mi madre o mis tías, y casi todas las mujeres que me rodearon en mi infancia, tenían un perfil muy similar al que describes. Su valía radicaba en lo limpísima que estaba su casa, no en lo mucho que disfrutaban jugando con sus hijos, estar con su marido o salir con los amigos. Cuanto más sufrían mejores mujeres eran.

No las puedo criticar porque fueron víctimas de una época y una educación. Era así como tenían que ser y muy pocas, muy valientes y con mucha personalidad, osaron combatir el modelo vigente.

Pero hoy en día no hay excusa. La sociedad no obliga a la mujer a ser una santa ni una sufridora.

Respeto enormemente al o a la que decide ser ama de casa. Es una cuestión que sólo puede decidir esa persona, sin presiones por parte de nadie y mucho menos de su pareja. Evidentemente, en una pareja así, en que uno dedica más horas a conseguir dinero, el otro tiene que dedicar más horas a la casa, pero ni la casa puede ser exclusivamente para el que se queda, ni muchísimo menos los hijos.

Y, si se han quedado en casa, como una opción personal, libremente elegida, no deben ejercer de víctimas porque lo han hecho "para servir a los demás", este concepto es dañino con los demás y con uno mismo. El concepto más sano y más real, es el que apuntas: lo he hecho, porque es lo que quiero hacer.

Por otra parte, están los hombres que aún no se han enterado de lo maravilloso que es ser padre, sentirse miembro de una familia, que tienen que tomar decisiones y disfrutar con los suyos. Hombres que parece que cada cosa que hacen por sus hijos es un sacrificio. Que cada decisión que hay que tomar respecto a ellos, es cosa de la mujer. Hombres que aún piensan que con ganar el dinero para vestirlos y alimentarlos ya han cumplido. Pero normalmente este tipo de hombre, en caso de divorcio, estarán encantados de pasar una pensión a la ex y dejar a los hijos a su cuidado y, posiblemente, el fin de semana que le toque estar con los críos, es un fastidio al que hay que enfrentarse.

Pero que existan hombres así, que siempre pueden negociar dar la custodia a la mujer, no implica que otros hombres que sí quieren implicarse en la vida de los hijos, no lo puedan hacer.

Un abrazo Chusa

Sra de Zafón dijo...

Supongo que ahí tendréis buen tiempo, pero aquí ha vuelto el invierno y estoy con una taza de caldo gallego humeante y delicioso leyendo tu blog, Juan. ¡Grelos patatitas, fabas, ummmm!

Pensando en esta entrada tuya y a donde nos derivan los comentarios, me viene a la mente un amigo mío, maestro de escuela, cuya encantadora mujercita es ejecutiva en una editorial de libros de educación. La cosa es que el horario de él siempre fue infinitamente mejor que el de ella, y además de un primer hijo quisieron tener más porque él dispone del tiempo necesario para ocuparse de sus niños, ella no, y lo han vivido así desde siempre.
Pues hace dos años que se separaron y la custodia por su puesto se la llevo ella, ya que estaba muy cabreada con él (él había querido romper la relación y ella no) así que ese padre que tanto se lo curró espera con dolor y paciencia que sus hijos sean un poquito más mayores y vayan a verlo cuando ellos quieran, ya que de momento los ve cada quince días, en vacaciones y cuando a la madre le interesa.
Esta contrató a una chica para cuidarlos el tiempo que lo hacía su papá y priva a sus niños de la compañía de este por un real decreto: por que me sale del ....y eso que la tía supuestamente es civilizada, jajajajajajaa.
Me río por no darle unas leches.

Demasiadas veces he asistido a casos de mujeres que usan a sus hijos para fastidiar a sus ex, demasidos despachos de abogados recomiendan la denuncia de malos tratos sistematicamente. Y no hablo por hablar...

Esa es la justicia que hay en este país en cuanto a los hombres y su paternidad

Es cierto que como tú dices hay un montón de hombres que se creen buenos padres con ganar para vestirlos y darles de comer y viven de un modo natural que los niños se queden con las madres, pero eso no puede ser excusa para que las leyes sigan fomentando este sexismo manifiesto.

Un beso

Lenka dijo...

Cuántas cosas!!!! En efecto, es curioso que la ley te ampare como mujer si no deseas seguir adelante con tu embarazo pero no ampare a un tío que no quiera saber nada de él. Supongo que la idea cuando esto se decretó era la de igualar a los hijos. Eso que os comentaba antes de que, afortunadamente, ya no hay hijos legítimos y bastardos. Todos son iguales, con los mismos derechos.

Francamente, me parecería muy triste que los hijos de soltera que conozco (unos cuantos) tuvieran menos posibilidades, menos apoyos (sí, también económicos) que otros niños. Porque resulta que, curiosamente, los hijos de soltera que conozco tienen un padre que estaba casado con otra señora cuando ellos fueron engendrados, y que tenían otros hijos con esa señora. Y la ley les obliga a sostener económicamente a todos ellos, los de una y los de otra. Tengo incluso una prima segunda que responde a ese perfil, y que hoy está en la universidad porque su padre (que la engendró en un "desliz") le paga los estudios.

Es un caso curioso. Este señor sigue con su esposa y con su núcleo familiar. Todos saben de la existencia de la otra niña. Él paga sus gastos y la visita con frecuencia desde que nació. La esposa dice que es lo justo, ya que es el padre. La ex amante, claro, también está de acuerdo. Y digo ex amante porque desde el desliz no han tenido más relación entre ellos, salvo por la hija en común.

En este caso puedo decir que el hombre se ha sentido siempre obligado moralmente a sostener a la hija. Lo considera su responsabilidad y no lo cuestiona. Eso le honra. Si no hubiera querido hacerlo, sería justo? Os juro que no sé qué pensar. Cómo hacemos???

Porque sí, no cabe duda que no es muy justo que la mujer pueda elegir si ser madre o no y el hombre no pueda nunca. No es justo que en las separaciones todo la beneficie a ella, los derechos para ella y los deberes para él. No es justo que algunas mujeres jueguen con estas cosas, manipulen, hagan daño y hasta utilicen su maternidad con fines económicos o vengativos. Qué hacer??? Cómo se puede proteger el derecho de ese hombre y a la vez el de un niño?? Máxime si todos pensamos (cada cual con sus matices) que el aborto no es lo más deseable. Si ese niño ya es, si ha nacido, cómo hacemos? Admitimos que papá no tiene obligación de ayudarte en nada, porque no quería tenerte? De verdad, no se me ocurre una solución justa para todos.

Una enciende la tele y ve a todas esas zorras (tal cual) famositas de medio pelo que han echado un kiki con el futbolista de turno (que también ellos parecen del género imbécil, por dios, mira que no es viejo el truco ese de "ya me he tomado la pastilla, cariño") reclamando una "pensión alimentincia" de 6.000 euros al mes (coño con el crío, toma biberones de caviar??) y le entran ganas de ponerse muy pero que muy bestia y espetarles que, ya que van de madres coraje por la vida, ellas, tan nobles, que por qué no mantienen a sus niños a base de posados de interviú, que bien que se les da y no pagan mal del todo.

En estos casos habría que ponerse firme y decir, sí, vale, la alimenticia. Y es tanto, como pa cualquier hijo de vecino. Es para el niño, no pa que tú vivas de rascarte la higa, guapa. Trabaja, que tienes dos manos. Pero incluso así, es justo para los padres? De nuevo, cómo hacemos? Porque lo que es evidente es que el niño no tiene culpa ninguna.

Al final me quedo como estaba, pero me reafirmo en una cosa. La única manera de no caer en las redes del señor pasota o la señora fresca, es poner medios. Poner meeeeedios, joder, que no es tan difícil!!! Vale que aun poniéndolos te puede ocurrir por malabarismos del destino (no sólo a ti, Chusa, una de mis tías tiene una mozalbeta de 16 años que es, literalmente, "hija de la píldora", y esa prima segunda de la que os hablaba... no lo creerás, pero según varios ginecólogos su madre era estéril. Toma ya), pero en cualquier caso siempre será mejor intentarlo que dejarse llevar y confiar en las buenas intenciones. Las chicas deberíamos ser implacables con eso. Y los chicos (sobre todo los famosos, jajaja) también.

MauVenom dijo...

Hola, volveré a comentar sobre tus temas pero

vine antes por tu nombre

gusto en concerte Adicto a la Gente

yo soy MauVenom... Adicto al Mundo

http://adictoalmundo.blogspot.com/

compartimos algo entonces.