domingo, 17 de mayo de 2009

Impresionante documento

Como soy tan torpe que aún no he aprendido a colgar vídeos, os sugiero que sigáis es enlace.

11 comentarios:

Lenka dijo...

Impresionante, desde luego. Supongo que esta es una más de las muchísimas personas del mundo musulmán que viven amenazadas de muerte por expresar sus ideas. A gente como ella le deberemos mucho si algún día conseguimos dejar de mirarnos con recelo, dejar de justificar lo injustificable. Su propia cultura le deberá muchísimo aunque ahora se nieguen a verlo, como ocurre también en Occidente con muchos valientes que terminaron siendo mártires de muchas causas.

Me emocionan las personas que se atreven a decir la verdad, los que ni se rinden ni se resignan. Me emocionan palabras como las de esta niña de doce años que sacó los colores a unos cuantos políticos y que, si fuéramos honestos, nos los sacaría a todos:

http://www.youtube.com/watch?v=DLV6jaZFLro&feature=related

Ya no es ninguna niña, pero se la sigue conociendo como "la niña que calló al mundo". Algunos seguimos siendo cínicos y escépticos, pero nos duelen estas cosas porque son ciertas. También los hay que se descojonan de la risa y aseguran que todo esto es una pantomima estúpida e inútil. Y lo es, seguramente. Pero al menos es valiente, que es mucho más de lo que pueden decir esos de la risa floja y el cerebro atrofiado.

CuanMarce dijo...

Gracias Juan y gracias Lenka. Verdaderamente estas dos mujeres son dignas de admiración. Un par de videos que ayudan a despertar. Pena que el despertador solo lo escuchan algunos. Pero tengo fe en que al final la humanidad despertará. Ojala que no sea por el tortazo monumental que recibamos cuando todo se haya destruido.

Un saludo

Jose dijo...

Muy interesante el video, Juan. Y más si nos damos cuenta que ese mismo discurso se puede trasladar perfectamente tanto al ámbito político, como personal, no sólo al religioso.

Sra de Zafón dijo...

Pues yo voy a intentar prestarte mi mirada, o al menos los cristales de las gafas con los que miro a esta mujer que nos muestras.
Me parece muy, muy valiente, pero además de la empatía que siento hacia el dolor natural que produce su sufrimiento hay otro dolor que surge hacia mí de sus palabras, y es el de la reacción ante el mundo que le toca vivir, y que, modestamente creo que sesga por completo su mirada, y con ello su concepción de este.

Decir que ésto es la lucha entre la edad media y el siglo XXI, es verdad, pero la edad media no sigue instalada solo en el mundo musulmán, esa lucha hemos de combatirla contra todo lo radical y ortodoxo, desde los judíos a Tarancón, pasando por los santones y otras sectas.
Decir que los judíos son pura ciencia es bastante alucinante ya que gran parte de estos ( de nuevo nos vamos a los ortodoxos) son totalmente medievales en sus creencias y en sus actos. Unos señores que han conseguido un territorio geográfico porque ese derecho ¡se lo ha otorgado un dios!ufffff
(Voy a ver si contando en la demarcacion de costas que un dios me ha otorgando el privilegio de una terrenito que me mola mucho me dejan construir allí mi casita -bajo un pinar pegado a la arena de la playa - )
Decir que los judíos no son terroristas ni incendian iglesias es una afirmación totalmente sesgada ya que ellos no "necesitan" reventar sus tripas contra ningún enemigo, para eso tienen a su ejército, que mata limpiamente desde carros de combate y desde el aire.

Me parece una mujer muy valiente, reacionando con verdadero coraje y dignidad ante un mundo terrible y mediaval, si señor, pero con la mirada enturbiada por una reacción lógica y comprensible pero no por ello justa.
La civilización occidental esconde muchos mostruos: artimañas de la Cia derrocando cualquier intento de soberanía latinoamericana y colocando a sus títeres vestidos de militar, vaticanos impulsando la usura y a sus usureros,cubriendo a pedófilos además de educando a la humanidad en el temor a dios y en la caridad en vez de la justicia. Eso, y mucho más, también es edad media y a la vez mundo occidental.


Como siempre muy interesante tu entrada.

Un beso


Chusa

Lenka dijo...

Esta noche he visto un documental sobre la política exterior de USA (no sé por qué sigo viendo esas cosas sabiendo cómo me sientan), concretamente la centrada en África. He visto a personas de allí hablando de lo que es su... vida? He visto a un ex consejero de Nixon soltar verdades como puños, del tipo: "no nos interesa África salvo por sus riquezas y porque nos compran armas. Que se maten entre ellos es un genocidio asistido, nos facilita las cosas y queda mejor ante el mundo. Si en África vivieran blancos no habríamos actuado así con ellos. Tenemos una deuda de sangre con África que no pagaremos nunca".

He visto a un afroamericano afirmar que los judíos necesitaron seis millones de muertos para que a su tragedia se la llamara "Holocausto" y sacudiera (tarde) la conciencia mundial, mientras que en África los muertos no cesan y a nadie le importa. Es cierto, no tiene ni nombre. Sólo se llama "África". Y lo peor es que esos muertos son muertos de Firestone, de la Shell, de Nixon, de Reagan, y seguramente míos también.

He visto a otro afroamericano asegurar: "Si Usa se interesa por ti es porque tienes algo. Dios se apiade de los países a los que Usa se empeñe en ayudar". Luego se apostó con el periodista a que no encontraba en la calle a ningún yanki (ni siquiera afroamericano) que pudiera nombrarle tres países africanos. Ganó. Nadie fue capaz. Algunos dijeron "España".

He visto imágenes de gente literalmente muriendo de hambre y miseria, gente mutilada, torturada, y a una niña con la cara llena de cicatrices porque "se cayó en el petróleo", y a la que el periodista arrancó una sonrisa jurándole que era la más guapa del campamento. He mirado con asombro y aprensión mi más preciada posesión, mi escritorio estilo colonial hecho con madera de caucho (que vete a saber, igual se hizo en Canadá) porque la Firestone les paga 3 dólares a sus trabajadores africanos que recogen caucho, y se vanaglorian de que eso es más que justo para un africano.

He oído a aquel asesor de Nixon contar que su flamante presidente se indignó una vez viendo negritos hambrientos en la tele y espetó: "Es terrible ver a estos pobres niños negros morirse de hambre!! Hay que hacer algo inmediatamente para que no vuelvan a salir en la tele".

Será la primavera, las hormonas o que soy menos dura de lo que creía, pero aunque todo este horror lo conozco (no soy una ingenua) me he pegado una panzada de llorar y de hipar que casi me pongo mala. Me muero del asco, de la rabia y de la impotencia, pero no se me escapa lo bien que vivo con este sistema, y eso aún me hace sentir peor.

Si en ese momento entra Nixon por la puerta, le escupo en la cara y no sé ni qué le digo. Con mi cabreo mortal habría pateado a cualquiera de esos paletazos sobrealimentados incapaces de señalar África en el mapa, algunos de ellos, eso sí, presumiendo de afros y luciendo collares étnicos. No saben y no quieren saber, porque todo lo que caiga más allá de Wisconsin, el pollo frito y Brangelina, se la suda. No hay nada más allá de su burbujita ideal de barras y estrellas. Por eso se creen todo lo que les dicen. Por eso, como dijo un estadounidense del documental, se creen que los atentados de Nueva York los organizó un loco que odia las libertades de ese gran país, cuando (según este señor) aquello fue una venganza rencorosa por los crímenes salvajes contra la humanidad que el gobierno de USA lleva más de medio siglo cometiendo ante la pasividad y la ignorancia de su pueblo.

La visión de esta señora es sesgada, claro. Tiene que serlo, teniendo en cuenta su realidad, su hartazgo, su impotencia. Tiene que estar muy harta de vivir en una cultura que no respeta su libertad en absoluto. Claro que nosotros seguimos también en la edad media para muchas cosas, pero quizá a ella occidente le parece el edén en comparación. Quizá se pregunta por qué los judíos (y bien sabe Dios lo que opino de los desmanes de Israel y de la complicidad yanki en ellos) sobrevivieron al Holocausto y siguieron palante, y que se sepa no se dedicaron a asesinar alemanes en los mercados (aunque es obvio que el tema Palestina es innegable).

Lo que dice es valiente, aunque sea sesgado. Y después de ver a esas paletazas yankis mascar chicle y reírse como bobas, incapaces de asociar "África" con nada, ellas, bastión de occidente, de la libertad, de la democracia y la información, no me extraña nada que la visión de esta señora sea sesgada. A lo mejor está tan harta de la dictadura de tanto ayatola iluminado hablando de guerra santa, de infieles y de judíos malos que se ha ido al extremo y ahora todo lo ajeno le parece maravilloso. Igual piensa "no puede ser peor que esto. Si estos cafres lo critican, igual es bueno".

No sé, Zafo, te entiendo, pero esta mujer me recuerda a la niña saharaui que estuvo hace años con mis tíos y que se echaba nivea a toneladas a ver si se volvía blanca. Le decíamos "para qué quieres ser blanca, con lo guapa que eres así". Nos contestó: "pero no tengo juguetes, ni ropa ni casa, y las blancas sí". Cosa que a mí me sonó a: "coge tu solidaridad y tu filosofía y cómetelas con patatas, mona". Te lo juro.

En fin, perdón por el rollo y el berrinche, pero es que hay días que no me alcanza el cinismo. Y mira que tengo!

Besos a todos!

Sra de Zafón dijo...

Pues sí, Lenka, para mí la palabra Africa es sinónimo de atraco y salvajismo occidental, pero además ¡cómo nos molestan los africanos cuando vienen a nuestro país a intentar sobrevivir...!
En fin, que el mundo occidental tiene de justicia social, derechos humanos y siglo XXI (poniendo aquí el mismo significado que quiere darle la valiente mujer del vídeo) el mismo grado que nosotros tengamos de ganas de no mirar hacia nuestras barbaridades. Pero eso sí, entiendo perfectamente que para ella, viviendo en sus carnes la salvajada de los musulmanes radicales, sea un referente modélico.
No me funciona bien el teclado y tengo que apretar varias veces la misma tecla así que si algo va peor escrito que de constumbre os pido disculpas.

Besos.

Lenka dijo...

Celebro que no haya ofendido a nadie con mi tremenda pataleta que, obviamente, era una de esas "contra el mundo y el sistema" y no contra vosotros, los dioses me libren.

Siento un cariño un tanto especial por África. Creo que es por razones tontísimas, como que mi abuelo, a saber de dónde le viene la cosa, es el blanco con más pinta de negro que he visto en mi vida, con su metro ochenta largo, la nariz ancha, flaco, tez oscura... siempre cuento que mi hermano y yo adorábamos a Bill Cosby porque se le daba un aire. Hasta tiene gestos clavados a los de Poitier. Y mis amigos le apodan "Compay". Todos los ancianos negros me producen una ternura muy tonta por esa razón.

También puede ser porque de niña viajé a África y eso me impactó muchísimo. Mi padre, además, ha pisado muchas veces dicho continente por su trabajo, y siempre cuenta que no logra entender cómo los africanos son tan alegres teniendo en cuenta su historia y la miseria y explotación en la que viven inmersos. Crecí oyendo cosas increíbles de África, algunas bellísimas y otras aterradoras. Y el recuerdo de los senegaleses pescando en equilibrio sobre pequeños cayucos, sin dejar de cantar ni un momento, lo tengo grabado en la memoria.

Mis padres son unos enamorados de aquella tierra y supongo que me lo trasmitieron. No sé, África es un tema que me duele y me cabrea.

Pero en fin, que no era ese el tema, aunque, por desgracia, la ignorancia, la intolerancia y el pisoteo de los derechos más elementales son cosas que no entienden de fronteras, así que termino saltando de una cosa a otra.

Juan dijo...

Evidentemente esta mujer está sesgada, pero es que lo que vives en tu propia carne, en tu entorno, en tu vida, en las injusticias cercanas, en las vidas de los tuyos, tus vecinos y tus amigos es lo que más te duele. Su valor añadido es que es capaz de hablar alto en donde todos callan. Sabe que se juega la vida.

Ser concejal del PP o del PSOE en un pueblecito de Andalucía no es lo mismo que serlo en Euskadi. Defender unas ideas concretas puede ser un acto cotidiano o toda una heroicidad dependiendo del sitio en donde las defiendas.

Con respecto a USA y Occidente en general, tan responsables somos los españoles, alemanes, ingleses, franceses o italianos. Quizás los europeos mucho más. Fuimos los que malcolonizamos y maldescolonizamos Africa o América Latina. USA está haciendo una ínfima parte de lo que nosotros hicimos en su día.

Pero en un tipo de gobierno, siempre distingo en la justicia para con sus ciudadanos y la justicia con los demás. Los gobiernos de Occidente, con sus ciudadanos, es infinitamente más justo que la mayoría de otros países. Dan posibilidades de crecer, prosperar, protestar, votar y ser dueño (más o menos) de tu propia vida. Que hay prejuicios e injusticias, pelotazos y demás, por supuesto, pero nada comparable a lo que hay en muchos países islámicos y africanos.

Los principales responsables de la catástrofe africana no viven en Occidente sino en la propia Africa, con gobiernos corruptos que impiden el más mínimo desarrollo a sus ciudadanos, que los tienen incultos porque así son más fáciles de manejar. Las multinacionales se aprovechan mediante la compra de estos gobernantes, pero son esos gobernantes que se dejan corromper los principales rsponsables. Vivir en la opulencia mediante la corrupción, conociendo de primera mano la miseria de tu pueblo, es infinitamente peor.

Los gobiernos de Occidente y, en general, todos sus ciudadanos, tenemos responsabilidades, pero mucha menos que los propios africanos.

Con respecto a Israel, su política exterior y militar es asquerosa, no cabe duda. Pero los derechos que han otorgado a sus ciudadanos es mucho mayor que la que los países árabes han dado a los suyos. Existen grupúsculos de ortodoxos, pero no son ellos los que han sacado adelante a Israel, sino el trabajo, la inventiva, la perseverancia y la capacidad de innovación de los judíos. Buena parte de la econocmía, tecnología y avances científicos se han debido a ellos. Osea, los hay dogmáticos, pero los hay científicos.

Por consiguiente, pienso que esta mujer está sesgada, es cierto, pero ve claramente como se comportan los gobernantes de Occidente e Israel con sus respectivos pueblos y lo compara con lo qu hacen los islamistas.....y no tiene color. Si los islamistas hacen esto con su pueblo, si tuvieran poder militar ¿cómo lo emplearían contra los demás?. Posiblmente serían mucho más agresivos que los judíos y Occidente. Quién no respeta en lo más mínimo a los suyos, mucho menos lo hará con los infieles y herejes.

Muy interesante debate.
Un abrazo a todos.

Lenka dijo...

Desde luego que Europa no tiene nada de inocente en cuanto a la situación de África. Si veo diferencias entre nosotros y los estadounidenses es que nosotros, al menos, sabemos dónde está África, sabemos cómo actuamos con ella, conocemos su realidad (mínimamente, porque siempre interesará más el fútbol y Brangelina, en eso no nos libramos) y hasta hay movimientos sociales para denunciar estos desmanes. Sirven de algo? De poco. Molestan a los gobiernos y a las grandes empresas. No detienen nada, o detienen muy poco, pero están ahí, incordiando y empañándonos la burbuja rosa.

En europa sabemos que El Congo fue yacimiento, finca privada y burdel de recreo de Leopoldo, nos consta y nos avergüenza (a algunos, al menos) Sabemos cómo nos hemos comportado y nos seguimos comportando con muchos países. En Estados Unidos, por lo visto ni saben ni quieren saber. Es una especie de ignorancia global. Si un presidente se expresa y comporta como una auténtico paleto, no nos debiera extrañar que ni un orgulloso afroamericano pueda situar en el mapa la tierra de sus ancestros. Estados Unidos no es peor que nosotros, en realidad, sólo es (me lo parece a mí) más soberbio. En general, ojo. Su indiferencia por el resto del mundo es increíble. No saben dónde está Suecia, ni les importa, calculad lo que les puede importar Sierra Leona. No sienten la menor curiosidad por descubir qué pasa en el mundo. No tienen el menor sentimiento de solidaridad o de vergüenza por lo que hacen. En Europa, creo, aunque consigamos lo mismo (o sea, casi nada) sí me parece que existe una conciencia de la responsabilidad que tenemos. Al menos si alzas la voz no te acusan de comunista y antipatriota ni te encierran.

Pero no, claro, no se me olvida que fuimos colonialistas, que los mayores fascismos se gestaron en Europa. Lo tengo muy presente y procuro no olvidarlo nunca.

Y naturalmente la codicia y la corrupción existen en África y campan por sus fueros. Da la sensación de que nadie se hace tanto daño como ellos mismos, como sus reyezuelos y dictadores que sientan sus posaderas en inodoros con incrustaciones de diamantes y luego provocan verdaderas sangrías entre los suyos. África es un despiporre de clanes, credos y matanzas. Lo que me fastidia es que se matan con nuestras armas, que es Occidente el que apoya a los peores asesinos por puro interés económico. Nosotros lo sabemos y nos cabrea. En USA no sólo no lo saben, sino que encima se les llena la boca hablando de lo mucho que hacen por la democracia en esos países tercermundistas llenos de pobres (aunque ni sepan dónde están)

Y sí, naturalmente, cómo no va a ser sesgada la visión de esta mujer? Ella piensa en los judíos y ve que las mujeres votan, van a la universidad y tienen derechos, ve a un pueblo próspero que mira por los suyos. Normal que le parezca la panacea porque, como tú dices, Juan, si los países fundamentalistas islámicos machacan como lo hacen a sus propios pueblos, qué se puede esperar que hagan con los "enemigos"? Quizá ella también sabe cómo nos las gastamos los países "civilizados" con los de fuera o los contrarios (USA, nosotros, Israel) pero imagino que nuestras libertades para con nosotros mismos le parecen a esta señora una maravilla.

Juan dijo...

Lenka, da para muchas entradas el tema central de lo que comentas: el poder. Cualquier imperio, a lo largo de la historia, se ha comportado de forma muy similar en muchos aspectos a lo que sucede en la actualidad con EEUU.

Los ciudadanos de Roma se consideraban por encima de los demás ciudadanos de otra regiones. Lo mismo sucedía con los mogoles en su momento de gloria, los chinos se consideraban el centro del mundo, los ingleses desconocían por completo a los súbditos no británicos y ni se mezclaban con ellos, o para que hablar de nuestra relación (si así se puede decir) con los indios en el glorioso Imperio español.

Los ciudadanos de cualquier Imperio se han comportado siempre como superiores a los que no pertenecían a él. Los desconocían y ninguneaban. Sólo los aceptaban como súbditos. Se sentían dueños de todas las riquezas.

En suma, sentirte el más poderoso no es más que un sentimiento muy humano (y no por ello positivo) de sentirte mejor y superior.

Lo que sucede en USA es exactamente lo que ha sucedido siempre que un país ha sido el más poderoso. Diría incluso que ha sido el Imperio más benigno que ha existido (con todas las salvajadas que ha hecho).

Con esto no intento justificar a los americanos. Son muchos los crímenes que han cometido, pero prefiero este imperio a otros que han existido. Aunque a la hora de escoger, preferiría que no hubiera ningún país con el suficiente poder como para sojuzgar a los demás.

Lenka dijo...

Tienes toda la razón. Qué ha cambiado, si es que ha cambiado algo? Que hoy día sabemos positivamente (o debiéramos, tal vez) que ninguna raza es superior a otra, ninguna cultura es per se mejor que las demás, ningún credo tiene derecho a machacar a otros. Hoy día contamos con mucha historia detrás y muchos errores, mucha sangre, mucha tragedia que nos recuerda a qué puntos llegaron nuestros ancestros. Se supone que todo eso nos tendría que volver más sensibles, más solidarios. Hoy día tenemos medios como para saber incluso cómo vive un niño de Laponia aunque jamás pisemos esa tierra. Tenemos al alcance de la mano la posibilidad de conocer cualquier cultura que se nos antoje, cosa antaño imposible. Y conocer (quiero creer) es la mejor forma de aprender a respetar.

Si a ti te dicen "África", a lo mejor lo que sientes es demasiado abstracto. Si te dicen: Moncef, Marruecos, 17 años, huérfano de madre, 6 hermanos, clase humilde, musulmán, juega al fútbol, le encanta el Barça, quiere ser carpintero, su barrio es así y él está celebrando (como todo el país) el Ramadán, así que se junta con su familia al caer el sol para comer... la cosa cambia. Te estás dejando empapar por otra realidad, empiezas a ser consciente de que son personas, vidas, no sólo cifras.

Si empiezas a interesarte por "cómo es este país, en qué creen, de qué viven, qué celebran, cómo se organizan, qué pasó en su historia", la cosa cambia mucho.

Por eso no creo que USA sea peor de lo que fue Roma en su día. Sólo digo que (opino yo) tienen menos excusas. Su ignorancia y su desinterés me ofenden más. Me ofenden más en una época en la que el mundo entero está a tu alcance, a un click, en cualquier libro. Se me atraganta un poco esa burbuja rosa de absoluto desinterés por el mundo, la verdad.