domingo, 12 de octubre de 2014

Podemos: donde dicen democracia quieren decir nuevo autoritarismo

El poder excesivo en manos de políticos siempre llevará a la corrupción y a la opresión. Cuanto más poder tienen más podredumbre. 

En la España actual pienso que los políticos tienen demasiado poder y así nos va, pero estamos a años luz de lo que sucedía en la época del franquismo. 

Los principales problemas de España proceden de los políticos. Casi todo lo que han gestionado ellos directamente ha ido mal. Se supone que deberían servir para solucionar problemas y no para crearlos. 

Si a los pacientes con Ebola los hubieran traído y cuidado médicos sin fronteras, además de más barato, no se hubieran cometido los errores que han llevado a la situación actual. Los bancos rescatados han sido aquellos gestionados por los políticos (las Cajas). No ha sido rescatado ningún banco privado. La mayoría de la población prefiere los colegios concertados que los públicos y así se podrían poner multitud de ejemplos en que cada acción gestora de los políticos termina en desastre.

Pues la formación Podemos, se llena la boca de democracia cuando en realidad en su programa lo único que se ve, además de populismo barato, es un control férreo del gobierno sobre la toda la vida pública. Es casi calcado a a propaganda comunista de la extinta Unión Soviética.  

Los siguientes extractos (en negrita) son de su programa:

Auditoría ciudadana de la deuda pública y privada para delimitar qué partes de éstas pueden ser consideradas ilegítimas para tomar medidas contra los responsables y declarar su impago.
En realidad quiere decir que el gobierno decidirá lo que se paga de deuda, tanto pública como privada.

Creación de mecanismos de control democrático y parlamentario sobre el Banco Central Europeo y supeditación del mismo a las autoridades políticas.
El gobierno dictará el comportamiento del BCE.

Creación de una Agencia Pública Europea de Rating que sustituya a las tres privadas que hoy determinan la política económica de la UE. Funcionará de acuerdo a criterios democráticos,  transparentes e independientes del interés privado empresarial.
De nuevo el gobierno será el que decida sobre el rating de deuda, lo que dará mayor opacidad que la actual, ya que sólo se regirá por los intereses del propio gobierno. Nadie creerá en ese ráting y toda la actividad económica se irá a otros países. 

Aprobación de medidas destinadas a democratizar la dirección de las entidades bancarias y cajas de ahorros. 
Habla de democratizar cuando en realidad significa control del gobierno sobre bancos y cajas, es decir, lo que ha llevado a la ruina a las cajas y hemos pagado todos los españoles, ahora también a los bancos. 

Regulación pública de los tipos de interés básicos de la economía.
El interés básico sólo puede ser establecido por el mercado. Si lo hace el gobierno, estos no tendrán nada que ver con la economía real. 

Creación de una banca pública con gestión democrática bajo control social efectivo, a partir de las antiguas cajas de ahorros convertidas hoy en entidades bancarias y recapitalizadas con dinero público.
Como tenemos tan buena experiencia con la banca pública, la única que ha necesitado el rescate, hay que potenciarla aún más.

Recuperación del control público en los sectores estratégicos de la economía: telecomunicaciones, energía, alimentación, transporte, sanitario, farmacéutico y educativo, mediante la adquisición pública de una parte de los mismos, que garantice una participación mayoritaria pública en sus consejos de administración y/o creación de empresas estatales que suministren estos servicios de forma universal. 
El gobierno controlará todos los sectores más importantes de la economía. Vuelve la economía planificada, que tan buenos resultados ha dado en Cuba, URSS, Corea del Norte, la China de Mao, Rumanía........

Derogación del secreto bancario y establecimiento de una norma vinculante para todas las entidades financieras establecidas en Europa que obligue a facilitar a las administraciones públicas toda la información respecto de sus clientes, cualquiera que sea el país en el que operen directamente o a través de fliales. Establecimiento de sanciones por infracciones muy graves para las entidades y jurisdicciones que no colaboren.
El gobierno controlará, sin supervisión judicial, todas las cuentas de los ciudadanos. 1984. 

Incrementar la democracia económica facilitando la participación de los trabajadores en los consejos de administración de las empresas y, por lo tanto, en la gestión de las mismas, con pleno acceso a la información relevante y la contabilidad. 
Los empresarios ya no tendrán ningún poder. Crean una empresa, pero después serán sus trabajadores los que la gestionen. Van a haber colas de personas que quieran montar empresas. Es una manera elegante de decir que ya no hay propiedad empresarial privada, que todo pasará a manos del Estado. De nuevo el autoritarismo que tan buenos resultados está dando en Corea del Norte.

Creación de medios públicos al servicio de los ciudadanos con una gestión democrática e independiente de los gobiernos de turno.
Medios de comunicación gestionados por el gobierno al estilo del independiente Pravda.

Creación de una agencia de noticias europea independiente de estricto control democrático y ciudadano. 
No vale con tener los medios de comunicación españoles controlados por el gobierno. También los europeos.

Despatologización de todas las opciones sexuales e identidades de género no normativas y puesta en marcha de políticas destinadas a corregir la discriminación, por ejemplo garantizando el acceso al empleo público de las personas lgtbi en riesgo de exclusión social.
Desde ahora no será necesario estudiar oposiciones para ser funcionario. Si no tienes trabajo, y por consiguiente estás en riesgo de exclusión social, no estudies: declárate homosexual y tendrás tu plaza.

Eliminación de cualquier subvención y ayuda a la enseñanza privada, incluida la modalidad de concertada, destinando el ahorro a la financiación y mejora de los centros públicos. Durante su etapa obligatoria, la educación debe ser gratuita
La mayoría de españoles quieren que sus hijos estudien en colegios concertados, pero el gobierno y los políticos son sabios y saben más que los padres, por lo que tienen que decidir por ellos lo que es mejor para sus hijos: los colegios públicos. 

Democratización real de los medios de comunicación, facilitando que la información y la cultura no estén en manos de banqueros, políticos, empresarios sino que esté orientada al servicio de la ciudadanía, de su empoderamiento, y por tanto orientada a generar relaciones de igualdad entre las personas.
De nuevo, la palabra democratización real significa que el gobierno controlará todos los medios de comunicación. Justo lo primero que hace toda dictadura que se precie. 

Prohibición de los CIES. Anulación de los programas contra la inmigración FRONTEX y EUROSUR. Fin de la llamada "Directiva de la vergüenza". Eliminación de las vallas fronterizas anti-persona y del SIVE. Fin de la política de externalización de fronteras. Fin a los vuelos o barcos de deportación de inmigrantes.
Esto sí es nuevo. Los comunistas tenían que poner muros para que no se escapara la gente del paraíso comunista. Estos van a hacer lo contrario: no habrá fronteras. Seguro que docenas de millones de africanos, hindúes, pakistaníes, etc no van a venir a Europa a establecerse. Y seguro que el gobierno de Podemos sabrá que hacer con esas docenas de millones de inmigrantes si vinieran.

Revisión sustancial de la política comercial de la Unión Europea y apuesta por una política comercial basada en el respecto de los derechos humanos (lo cual implica revisar los acuerdos comerciales con países que incumplan flagrantemente estos derechos, como es el caso de Israel).
El gobierno decidirá con que países se comercia y con que países no se comercia, según si cumplen los derechos humanos o no, a criterio por supuesto del Gobierno de Podemos. Las empresas de nuevo supeditadas al criterio político de Podemos. Veo un futuro con un comercio riquísimo con Venezuela, Cuba y Corea del Norte. Olvídense del petróleo, que los países del Golfo no respetan los derechos humanos, y de los iphone, que EEUU tampoco los respeta. También resulta curioso que ponga como único ejemplo a Israel. Todo el mundo sabe que en Corea del Norte o en Afganistán se respetan mucho más los derechos humanos. 

Reforma de los marcos normativos destinados a designar el Fiscal General del Estado, a los miembros del Consejo General del Poder Judicial, los miembros del Tribunal de Cuentas y los miembros del Tribunal Constitucional.
Esto suena a control político total del gobierno sobre los jueces (más aún del que ya hay).

Políticas orientadas al logro de la soberanía alimentaria, sustentabilidad agropecuaria, protección de la agro-biodiversidad y cooperativismo agrícola, generando un banco público de terrenos agrícolas actualmente en desuso y de los procedentes de la expropiación de las grandes fincas que deberán pasar a gestión comunal. Control sobre la especulación de precios de productos agrícolas y regulación de los mismos para evitar el empobrecimiento de los consumidores y productores, quienes deberán tener asegurados unos precios mínimos. 
Los precios alimentarios los pondrá el gobierno. Y se colectivizará el campo. Esto ya se hizo en la antigua URSS y no les fue precisamente bien.

Control democrático social y público de las fuentes energéticas y de la producción eléctrica para acabar con el poder de los oligopolios del sector. Plan de rápido desarrollo de las energías renovables mediante la inversión pública y dotado de una dotación suficiente en I+D.
Los políticos también controlarán todas las fuentes de energía. Como han demostrado lo bien que gestionan todo, podremos disfrutar de apagones a patadas.


Prohibición de la tauromaquia.
La moral de Podemos es mejor que la de los demás, así que pueden imponer su moral a los que no piensan como ellos.

Todo es control, control, control y control, pero le ponen la coletilla de democrático, y suena muy bonito. 

jueves, 2 de octubre de 2014

Fuertes

Me llama mucho la atención que los que proclaman a los cuatro vientos lo fuertes que son, en realidad sufren mucho. 

Voy a intentar hacer un retrato robot del que se considera fuerte:

  1. Todo lo hacen por los demás, aunque nadie se lo haya pedido. 
  2. Suelen tener fuertes apegos. Necesitan que los quieran, pero nunca tienen suficiente. 
  3. Se meten en la vida ajena, sobre todo en la de sus hijos, y los juzgan cuando no hacen lo que ellos creen que deben hacer.
  4. Viven eternamente preocupados. Consideran que la preocupación los hace mejores, más humanos. Desprecian a los que no son como ellos. 
  5. No se intentan adaptar al mundo. Es el mundo el que se tiene que adaptar a ellos.
  6. Intentan controlar la vida de los demás. 
  7. Dicen darlo todo por los que quieren, pero terminan echándolo en cara: “con todo lo que he hecho por ti”. 
  8. Su vida está llena de sufrimientos y lamentaciones, generalmente por lo malos que son los demás. 

Estas características consiguen que sea muy fácil hacerles daño, es decir, son personas muy débiles, por mucho que se jacten de fortaleza. 

Para mi, la persona fuerte es aquella que ha conseguido que sea muy difícil hacerle daño. Es madura, proactiva, prefiere resolver problemas antes que crearlos, que respeta a los demás porque se respeta a sí mismo y que es capaz de comprender los muchos errores que cometen los demás, porque ha aprendido a perdonarse los propios.


Cuando veáis a una persona realmente fuerte, jamás le oiréis decir “menos mal que soy fuerte y lo soporto todo”

lunes, 15 de septiembre de 2014

Rebeldía

Rebeldía
La rebeldía es un comportamiento humano, por el que se subleva a una orden o una obligación (wiki dixit).

Aunque parezca increíble, el afán de muchos médicos por medicalizar todo ha conseguido tipificar algunos casos de rebeldía como una enfermedad por trastorno de conducta oposicionista y desafiante. Evidentemente, no estoy en absoluto de acuerdo.

No hay datos científicos que avalen lo que pienso de la rebeldía, pero estoy profundamente convencido de que ser rebelde, más que un estar, es un ser. 

Como sucede con los toros, hay personas que nacen mansas y otras bravas….conformistas o rebeldes, y no parece que la educación tenga nada que ver en ello. La manera de defenderse de las imposiciones de los demás, de lo que cada cual considera injusticia, es completamente diferente en unos y otros. Y esta distinta manera de reaccionar se produce prácticamente desde el nacimiento.

Poneos a pensar en distintas personas que conozcáis y os daréis cuenta lo fácil que es clasificarlos en uno u otro grupo.

El bravo es rebelde, lucha y se enfrenta a lo que considera injusto, sabe decir que no cuando no está de acuerdo, manifiesta sus ideas en cualquier situación y ante cualquiera. Tiene una agresividad "asertiva", abierta, no se la guarda. Es expansivo.

El manso prefiere adaptarse a los demás para evitar enfrentamientos. Se calla para evitar mostrar su desacuerdo. Cuando le agreden agacha la cabeza y aguanta el chaparrón. Se achanta cuando se le enfrentan. Sin embargo puede ser igual o más agresivo que el bravo, porque la va guardando en vez de expresarla abiertamente y cuando estalla……estalla.

Las dos características forman parte del temperamento y, en consecuencia, son genéticas. Pero la genética predispone, no determina. Ser bravo o manso no es positivo ni negativo, sólo depende de como gestionemos esas actitudes. Repito que esto es una idea personal, no se ha constatado científicamente.

Un bravo puede ser un rebelde "sin causa", un individuo que se opone sistemáticamente a todo sin ofrecer posibilidades alternativas, puede ser destructivo sin construir posteriormente, es el que justifica su mala educación y su manía de insultar en que es "muy sincero". Puede tener miedo, pero ese miedo lo emplea en agresividad/actividad.

Por contra, la bravura bien gestionada es rebelde "con causa", un ser que, ante la injusticia o ante lo que está mal, no duda en cambiarlo y es capaz de enfrentarse al mundo para mejorarlo. La bravura la emplea para construir, para crear algo diferente.

En lo político no son de derechas ni de izquierdas (que poco me gustan estas expresiones), tienden a ser "progresistas", siempre dispuestos a cambiar. En Cuba serían anti-marxistas y en USA tenderían a ser de izquierdas.

Un manso no se rebela casi nunca. Traga, consiente demasiado, incluso que le falten al respeto. No destruye lo que está mal, tiende a justificarlo y abogar, en todo caso, por reformarlo "un poco". Siente demasiado miedo a los cambios bruscos. El miedo le paraliza y le hace aferrarse de manera aún más fuerte a lo conocido, por malo que sea.


Por contra, la mansedumbre bien gestionada tiende a negociar, a crear buen ambiente, a dialogar, a formar grupos poco jerárquicos, sin líderes de ordeno y mando, en que cada uno tiene voz. Sabe trabajar en equipo y tender puentes.

martes, 19 de agosto de 2014

Capítulo de El Elfo oscuro. RA Salvatore

Retazos de oscuridad Es bueno estar en casa. Es bueno oír el viento del valle del Viento Helado, sentir sus vigorizantes punzadas, un recordatorio de que estoy vivo.

Parece una cosa muy evidente (que yo, que nosotros, estamos vivos) pero me temo que olvidamos demasiado a menudo la importancia de ese simple hecho.

Es muy fácil olvidar que se está realmente vivo. O al menos, olvidar apreciar que se está realmente vivo, que cada amanecer es tuyo para verlo y cada ocaso es tuyo para disfrutarlo.

Y todas las horas entre ambos, y todas las horas que siguen al anochecer son tuyas para hacer lo que quieras.

Es fácil perder la posibilidad de que cada persona que se cruza en tu camino se convierta en un acontecimiento y en un recuerdo, bueno o malo, la posibilidad de llenar las horas con experiencias en vez de tedio, la posibilidad de romper la monotonía de los momentos que pasan. Esos tiempos perdidos, esas horas de monotonía, de rutina, son el enemigo; son pequeños tramos de muerte dentro de los momentos de vida.

Sí, es bueno estar en casa, en la tierra indómita del valle del Viento Helado, donde los monstruos vagan en abundancia y los forajidos acechan en cada recodo del camino. Hacía años que no me sentía tan vivo y satisfecho.

Durante mucho tiempo luché contra el legado de mi pasado oscuro. Durante demasiado tiempo luché contra la realidad de mi longevidad, sin querer aceptar que probablemente moriré mucho después que Bruenor, Wulfgar, y Regis. Y que Catti-brie.

¡Qué tonto soy al lamentar el final de sus días sin disfrutar de los días que ella, que los dos, tenemos ahora! ¡Cuán necio soy al dejar que el presente se convierta en pasado, mientras me lamento de un hipotético (y sólo hipotético) futuro!

Vamos muriendo a cada momento que pasa de cada día.Ésa es la verdad inexorable de esta existencia. Es una realidad que puede paralizarnos de miedo, o una que puede fortalecernos con la impaciencia, con el deseo de experimentar, con la esperanza (¡mejor dicho, la voluntad!) de buscar un recuerdo en cada acto; con la satisfacción de estar vivo, bajo la luz del amanecer o bajo las estrellas, con buen tiempo o en una tormenta. Bailar a cada paso, a través de jardines de flores radiantes o de mantos de nieve.

Los jóvenes saben esto que muchos viejos, o incluso gentes de mediana edad, han olvidado. Ésta es la fuente de la irritación, de los celos que muchos sienten hacia los jóvenes. Cuántas veces he oído esa queja tan corriente:

 —¡Ay, si pudiera volver a esa edad, sabiendo lo que ahora sé!

Esas palabras me hacen gracia, porque la queja debería ser:

—¡Ay, si pudiera recuperar el deseo y la alegría que conocí entonces!

Al final he llegado a comprender que ése es el sentido de la vida, y en esa comprensión he encontrado el deseo y la alegría. Una vida de veinte años en la que ese deseo y esa alegría, esa verdad, es comprendida, podría ser más plena que una vida de siglos con la cabeza gacha y la espalda encorvada.

Recuerdo mi primer combate junto a Wulfgar, cuando lo conduje contra fuerzas muy superiores y gigantes poderosos con una amplia sonrisa en los labios y unas enormes ganas de vivir. ¡Qué extraño que a medida que fui consiguiendo cosas que podía perder, permití que mi deseo disminuyera!

Ha hecho falta todo este tiempo, amargas pérdidas, para reconocer la insensatez de ese razonamiento.

Ha hecho falta todo este tiempo, de regreso al Valle del Viento Helado después de entregar inconscientemente la Piedra de Cristal a Jarlaxle y acabar al fin (y para siempre, espero) mi relación con Artemis Entreri, para despertar a la vida que es mía, apreciar la belleza que me rodea, buscar y no evitar la emoción que está ahí para ser vivida.

Quedan preocupaciones y miedos, por supuesto. Wulfgar se ha alejado de nosotros (no sé adónde) y temo por su mente, su corazón, y su cuerpo. Pero he aceptado que su camino tiene que elegirlo él, y que él, por el bien de los tres (mente, corazón, y cuerpo), tuvo que alejarse de nosotros.

Rezo sin embargo para que, pese a su alejamiento, nuestros caminos vuelvan a encontrarse, para que reencuentre el camino a casa. Rezo para que tengamos noticias de él que calmen nuestros temores o para que nos impulsen a recuperarlo.

Pero puedo ser paciente y convencerme de lo mejor. Ya que al cavilar en mis temores por él, estoy rindiendo el propósito entero de mi propia vida.

Eso no lo haré.

Hay demasiada belleza.

Hay demasiados monstruos y demasiados forajidos.

Hay demasiada diversión.

Drizzt Do'Urden

lunes, 11 de agosto de 2014

El logro

Cuando amamos, nuestros instintos nos aconsejan que abracemos al ser amado para protegerlo de cualquier peligro. Intentamos que nuestros hijos no cometan errores que les pueda dañar. Deseamos que nuestra pareja no se exponga a peligros que le puedan destruir. 

Es un abrazo que impide crecer a nuestros seres amados. Es el abrazo que pretende controlar, que no confía. Puede, “en el mejor de los casos”, que con esta manera de abrazar consigamos que no se equivoquen, pero también impedimos que logren tener el éxito que ellos desean, les quitamos la posibilidad de realizar sus sueños. 

El logro es un ingrediente básico de la felicidad, el elemento que cimenta la confianza en uno mismo para aspirar a metas mayores. Es el componente que nos insufla esa necesaria autoestima que nos permite pensar que vivir merece la pena. 

El amor no debería abrazar para proteger sino para consolar y animar. El amor que protege es egoísta, porque en el fondo no queremos el bien del ser amado, sino nuestro propio bien al no querer perder a esa persona especial.  


No hay mayor ni mejor amor que el que deja volar libre a lo que más quiere.

sábado, 26 de abril de 2014

Palabras para una vida 52

La pandilla
Sexto de bachillerato y COU fueron dos cursos que conocieron una de las etapas más felices de mi vida. Doce chicos y chicas me acompañaron esos dos años y fueron responsables de buena parte de mis recuerdos más entrañables. No hubo sexo ni amores apasionados, pero siempre estuvieron presentes las guitarras, canciones, carcajadas, paseos infinitos, correrías por Sierra Morena, camaradería, fiestas, bailes y un sinfín de aventuras locas que forjaron mi carácter. El barrio de la Judería fue testigo de nuestras chanzas. Cantábamos al mundo, a la juventud, al amor, al futuro y al presente. Hasta teníamos nuestra propia canción:

“Somos la pandilla un conjunto ideal
somos un grupo divertido y genial
la base el cachondeo y el amor de verdad”

Ninguno había tenido una vida fácil, pero ya no importaba, nos teníamos los unos a los otros. Eramos muy diferentes, pero pertenecíamos a un único grupo. Por primera vez me sentí que formaba parte de algo y que era importante. Todos lo éramos. 

Desde la perspectiva actual se nos podría ver como un grupo de adolescentes mojigatos, y lo éramos. No bebíamos alcohol, nuestras fiestas nunca terminaban con borracheras ni palabras altisonantes, bailábamos “agarrados”, pero a una distancia prudente, la mayoría sacábamos buenas notas. Eramos buenos chicos, hasta el punto que los padres estaban encantados con la “pureza” de nuestro ambiente. Respetábamos los horarios de llegada a las casas. Nunca rompimos mobiliario urbano, respetábamos a todos y ayudábamos a las viejecitas a cruzar las calles. Ellas eran católicas y cantaban los domingos en misa. Los chicos, ateos todos, íbamos a las iglesias para acompañarlas. 


Todo muy “casto”, nada irreverente y quizás desde otros puntos de vista, aburrido. Nada más lejos de la realidad. Compartimos nuestra alegría y nuestras ganas de vivir y cambiar el mundo durante dos años y estoy convencido que, como yo, el resto de los integrantes de aquella pandilla guardan estos recuerdos en la memoria de lo irrenunciable. El alma de aquella pandilla nos acompañará siempre.

domingo, 13 de abril de 2014

Consenso

Las sociedades occidentales se han aferrado a valores que considera universales, cuando no lo son, y que nos ha llevado a un mundo poco armónico, donde el sufrimiento impera a sus anchas. 

La libertad de expresión, el derecho a discrepar o el pluralismo son valores positivos que, bien encauzados, nos hace partícipes de una convivencia sana. Convivir en desacuerdo es posible y hasta recomendable, siempre con la palabra respeto y no violencia por delante. 

Pero demasiadas veces ese desacuerdo se transforma en una forma de ser y actuar, en una rebeldía sin causa, conocimiento ni pensamiento, sólo tripas. En estar en desacuerdo para parecer diferente, alternativo, en no tener ideas propias pero atacar sistemáticamente las de los demás. En buscar la confrontación por la confrontación. En resaltar las diferencias para separar en vez de la coincidencias para unir. Todo lo cual nos lleva a un individualismo que, lejos de ser sano, se transforma en una fuerza que nos aleja. 


Buscar el consenso, palabra maldita para los extremistas, lejos de atacar la pluralidad, busca lo que nos une para construir un mundo en que la gran mayoría pueda vivir más en armonía y equilibrio. 

sábado, 29 de marzo de 2014

Sobre el amor romántico

“Lo eres todo para mí”. “Sin ti no soy nada”. “Me muero por tu amor”. “Si me dejas me mato”. “Eres lo mejor de mí” . 

Todos hemos oído o dicho estas frases y nos parece que así debe ser el amor: todo un canto a la dependencia, a la esclavitud, a la exclusión del yo. Una manera de acercarse al amor con la violencia como mochila y en la recámara. La mejor manera de pasar, en un instante de desengaño, del amor al más feroz de los odios. 

No existe la generosidad en este tipo de relación sino el dominio, la pertenencia, la posesión. Si lo eres todo para mí, me perteneces, porque sin ti no soy nada…..y pobre de ti si me abandonas, te haré la vida imposible, porque yo no tengo vida…sin ti. 

Cuando no puedes vivir sin alguien te conviertes en su esclavo. Y, si te abandona, sólo vivirás para vengarte.

El amor no debe ser una compra en propiedad con una hipoteca asfixiante para pagarla. El amor es un alquiler renovable para ambas partes.


En la sociedad el poder lo detenta el más fuerte o el más inteligente. En la pareja no es así, el poder lo tiene el que menos necesita del otro. Por eso, frente al amor romántico, postulo el amor egoísta, el amor que respeta la individualidad propia, la independencia y el compartir como base de una unión libre, rica y en donde las alas de cada uno crezcan para volar juntos hacia lo más alto.

miércoles, 1 de enero de 2014

Autoengaño

Hay obesos que son muy conscientes de lo que se han sacrificado para no comerse un helado o un chuletón, pero no son conscientes de otros muchos manjares, y no precisamente lechuguitas, que sí han comido. A su entorno les contará que no come casi nada y lo mucho que se ha sacrificado.

El vago se acuerda de lo mucho que ha trabajado durante dos horas, pero no cae en la cuenta que no hecho ni el huevo en las otras 22.

La persona que siempre se está quejando de dolores, pero jura y perjura que es muy dura porque nunca se queja. Es consciente de las dos veces que no se quejó, aunque ganas no le faltaron, pero ha borrado las 300 que sí lo hizo.

Son formas de defensa para no responsabilizarse de sus actos. Odian ser obesos, vagos y quejicas, pero mientras sigan autoengañándose seguirán estando gordos, seguirán sin dar un palo al agua y seguirán siendo un martirio escucharles quejarse de sus dolores. 

Son inmaduros y neuróticos porque quizás nunca les aceptaron y por eso ellos no se aceptan y, mucho menos, aceptarán sus defectos cuando ni siquiera aceptan sus virtudes.