martes, 11 de abril de 2017

El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional

Decía Buda que el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional.

Vivimos en una sociedad en que el dolor intenta ser evitado a toda costa pero se ha sacralizado el sufrimiento. Craso error.

Dolor y sufrimiento no son sinónimos, casi diría que son antónimos. El dolor es natural, viene de fábrica y siempre estará cerca de nosotros, ya sea físico (una quemadura) o psíquico (una pérdida). El dolor es una EMOCION, no lo pensamos, sólo lo sentimos. Si lo sabemos vivir adecuadamente, el dolor es de gran intensidad pero de corta duración y nos hace crecer.

Es la pérdida la causa más frecuente del dolor y, cuánto más importante sea la pérdida mayor será el dolor. Sólo el que vive tiene dolor y cuanto más intensa sea nuestra vida mayor dolor tendremos. El amor, el desamor, tener hijos, la pérdida de amigos, familia, compañeros. Cuántas más relaciones construyamos más pérdidas tendremos y más dolor habremos de soportar, pero llegaremos a la tumba como una persona que ha vivido y amado intensamente.

El sufrimiento en cambio es una opción, porque en el sufrimiento es más importante el pensamiento que la emoción. Es una manera no de vivir sino de sobrevivir, El sufrimiento es de baja intensidad pero de larga duración, a veces toda la vida.

El sufrimiento suele ser el preferido de personas que se creen fuertes, pero en realidad son débiles porque se niegan a afrontar el dolor, a sentir dolor, a vivir el dolor. Prefieren alejarse afectivamente de los demás “para no sufrir más”, prefieren no volver a enamorarse para evitar el dolor del desamor, a querer a los amigos para evitar el dolor del alejamiento. Prefieren en cambio hacerse las víctimas y generar un resentimiento contra todo o todos y, desde ese resentimiento y victimismo aprenden pronto a manipular a los demás con su desdichada vida, porque ser víctima en nuestra sociedad es una patente de corso para que nos otorguen compasión, cariño, afectos y derechos que en realidad no nos corresponden. Cuando encuentres a alguien que sufre mucho estás ante alguien que no se quiere hacer cargo de su vida (de su dolor) y te manipulará para que seas tú el que lo haga y, como no lo conseguirás, tu serás un causante más de sus penas.


Este manera neurótica de existir, este infantilismo de huir del dolor en vez de enfrentarse a él, de buscar a otros que nos saquen de nuestro sufrimiento, de hacerlos responsables de nuestra felicidad (y pobre de aquel que lo intente y evidentemente no lo consiga) es un viaje sin retorno a menos que empiecen a abrazar el dolor y a dar respuestas activas al mismo, a ser responsables de nuestra vida y no hacer responsables a los demás de nuestras desdichas. De lo contrario llegaremos a la tumba con un epitafio: murió sin haber vivido.

sábado, 1 de abril de 2017

Abrazos gratis

Ayer caminaba deprisa, siempre deprisa, por el centro de Sevilla, con mi mochila de problemas y mi equipaje de posibles soluciones, siempre posibles, cuando vi a un chico y una chica con un cartel: ABRAZOS GRATIS.
Me acerqué a ellos y les di un abrazo de los de verdad, de los que unen las almas a través de los cuerpos. No hubo una sola palabra, no hacía falta, sólo una sonrisa cómplice. 
¿Por qué somos tan parcos y ahorramos tanto en abrazos mientras derrochamos ira, odio, preocupaciones y desidias?.
Cuando la alegría o la desesperanza te invaden no hay mejor acompañante que un buen abrazo.
Cuando la vida te sonríe o llora no hay mejor amigo que un buen abrazo
Cuando el amor o el desamor te asaltan no hay nada más necesario que un buen abrazo.
Abrazar la vida, abrazar al amor y a la amistad, abrazar en las lágrimas, en la sonrisa, en el júbilo, en la desesperación. 
Abrazar a dos desconocidos porqué sí, porque abrazar es la primera y última acción que necesitamos al nacer y al morir y, porque no, en cada momento para vivir o sobrevivir
Un abrazo

sábado, 4 de febrero de 2017

Emociones y pensamiento


Este esquema simple me ha servido muchas veces para errar lo menos posible. No lo he encontrado
en ningún tratado de psicología sino en la experiencia del día a día.

Las percepciones que vamos teniendo del mundo van conformando el pensamiento y, a través de éste, vamos tomando posiciones, anhelos, ideologías, morales, éticas o elecciones de cualquier tipo en nuestra vida. Estas elecciones conforman nuestra forma de comunicarnos, ya sea oral o escrita, y nuestras acciones.

Esto es lo que se esperaría de un ser racional como Mr Spock (para el que no conozca las maravillas de Star Trek, un ser guiado exclusivamente por la lógica y jamás por los sentimientos). Pero nuestro vulcaniano y orejudo amigo no nació en nuestro planeta, ni se educó (o deseducó más bien) con las estrecheces de miras de los terrícolas.

Pero no es lo que suele suceder en nuestras maneras de vivir y sentir. Por encima de esta lógica aplastante aparece la palabra mágica: emociones, así, con letra de mayor tamaño acorde con la importancia que tiene en nuestras maneras de ser. Es lo que realmente marca el camino de la percepción, pensamiento y acciones. Es lo que distingue al ser emocional, lo que somos, con el ser racional, lo que decimos o creemos ser pero que estamos profundamente equivocados, ya que racionales sólo son los vulcanianos.

Nuestras percepciones no son objetivas. Un mismo acontecimiento visto u oído por mil personas puede ser estimulante para unos, decepcionante para otros, repulsivo, maravilloso o insultante. Sin embargo, todos los vulcanianos reaccionarían de la misma manera ante ese acontecimiento. ¿De qué depende nuestra reacción)?: de nuestro estado emocional en ese momento, de si nos sentimos felices, tristes, si nuestra pareja nos ha puesto los cuernos, si tenemos rabia incontrolada en nuestro interior y un sinfín de etcéteras. Pero a su vez estas percepciones pueden inflamar aún más las emociones con las que hemos recibido el acontecimiento.

Esta percepción subjetiva va forjando nuestro pensamiento, que por mucho que creamos que es racional, y a veces lo es, realmente está influenciado de una manera tajante por nuestras percepciones y, por ende, por nuestras emociones. Si el pensamiento fuera racional, y por tanto lógico, todos pensaríamos exactamente igual.

Este pensamiento es el que comunicamos en nuestras relaciones (en un estado ideal de libertad, falta de prejuicios y suponiendo sinceridad, que es mucho suponer) y a la vez es el que nos hace actuar/elegir. Pero como no hay un estado ideal de libertad, falta de prejuicios ni sinceridad, demasiadas veces decimos una cosa (lo que queremos que los demás perciban de nosotros) y hacemos otra radicalmente diferente (lo que realmente somos). Es por ello que, nunca se dirá demasiadas veces, a la gente se le conoce no por lo que dice (que hay auténticos maestros de la palabra) sino por lo que hace.

Se hace lo que se piensa, y se piensa dependiendo de como se percibe y se percibe dependiendo del estado emocional en que te encuentras.

Hasta aquí todo parece fácil, pero no lo es en absoluto. Los hay que hablan o actúan sin pensar. ¿Qué les lleva a actuar así?: las emociones que sienten. Cuando sucede esto solemos equivocarnos y tendemos a justificar lo que hemos hecho de manera tan precipitada construyendo un pensamiento que no existía realmente en el momento de hacer la acción.

También hay gente que piensa y, de acuerdo a ese pensamiento, sólo percibe lo que da la razón a su tesis.

Otros perciben y directamente actúan sin pasar por el tamiz del pensamiento, por ejemplo cuando nuestro estado emocional está secuestrado por el miedo.

Otros sienten sin llevarlo al pensamiento ni al lenguaje/acción. El ZEN es un ejemplo.

El enamoramiento es el mejor ejemplo que se me ocurre para entender este galimatías. Percibimos a otro ser ya sea por su aspecto físico, olor, timbre de voz, sonrisa, etc. Pasa a emoción: amor. Ese amor empezamos a justificarlo con el pensamiento y endilgamos al susodicho sujeto todo tipo de bondades, algunas ciertas y otras más falsas que los rolex de los manteros, lo que nos lleva a hablar (generalmente tonterías) y actuar (si no eres demasiado tímido). Durante unos meses sólo percibimos lo que afianze lo que pensamos del otro, lo que lleva a que actuemos de manera más contundente.

Pero como el príncipe no es azul (lo siento por los pitufos) ni la princesa es tan rosa, llegan las decepciones, lo que comporta un estado emocional diferente y, con ello, unas percepciones diferentes, ya sean más realistas o incluso al contrario, tan irrealistas como las primeras pero del signo contrario: sólo tiene defectos. Lo que lleva a que pensemos y actuemos de manera diferente.

En resumen, nuestras emociones tallan lo que somos. Intentar ser frío, desapasionado al 100% y tomar todas las decisiones con la lógica no es humano ni deseable, aunque sí nos podría convertir en el vulcaniano del año.


Pero lo contrario tampoco es sensato. El tamiz de la razón, aunque poco poderoso, puede ser suficiente si lo sabemos utilizar para no cometer demasiados errores.