domingo, 12 de octubre de 2008

Introducción

Calor. Hace mucho calor. Sentado en mi sillón favorito, contemplo el parque de los Príncipes de Sevilla. Un vaho ardiente deforma toda la perspectiva. Las palmeras se doblan. Las jacarandas, perdido su azul primaveral, resisten mi contemplación y el alma huye de mi cuerpo para encontrarse volando entre palomas.

Es una tarde aburrida, maravillosamente aburrida porque, sólo cuando no tengo nada que hacer, me siento realmente libre, absolutamente libre: mis pensamientos y yo. Mis recuerdos y yo. Mi pasado y yo. Nada me ata en estos momentos. Sólo dependo de mi capacidad de inventar, soñar, crear, pensar, recordar o simplemente, dejar la mente en blanco. No recuerdo haberme quejado jamás de aburrimiento, quizás, porque nunca me aburro cuando estoy conmigo. Será que me encanta “perder el tiempo” o, dicho de otra forma, considero que la mejor forma de emplear el tiempo es perderlo en no estar haciendo nada “de provecho”.

Soy una persona aburrida (para los demás, no para mí), demasiado “normal”. Nunca he sobresalido en nada, ni por inteligente ni por tonto. No pinto bien, escribo regular, no destaco en ningún deporte, no soy guapo ni feo, no tengo gustos refinados ni soy entendido en ninguna materia. No busco notoriedad pues no dispongo de ella. No concibo mi vida saliendo todos los días de casa para ver obras de teatro, cine, exposiciones o viajes que llenen mi tiempo. Me gusta estar sentado sin hacer nada. A pesar de todo, o quizás por todo eso, soy una persona feliz.

No huyo de la compañía, la disfruto. Una cerveza bien fría, una buena conversación y unos ojos enfrente que expresen más que las palabras dichas, son la gloria pero, mi sillón….es el cielo.

Fruto de este “aburrimiento”, ha surgido la idea de este blog. Un espacio que quiero dedicar, como no podría ser de otra forma, a lo que más me gusta: las personas que me rodean (incluyéndome a mí mismo, que soy persona, que me rodeo y, sobre todo, que me gusto). Detesto las masas tanto como adoro a las personas, tomadas de una en una.

Quiero ir describiendo distintos personajes reales, ya sean amigos, familiares, conocidos o pacientes. Salvo excepciones muy concretas no identificaré a nadie por su verdadero nombre.
Pretendo describir semblanzas y aportar lo que me dicta la lógica sobre cada persona, así como lo que me hizo sentir cuando estuve a su lado. Huiré de juzgar, por lo que nunca habrá condena.

Las relaciones interpersonales serían más simples si viviéramos según el patrón de la mayoría de las películas americanas: los malos son malos sin la más mínima traza de bondad y los buenos no conocen la maldad. Qué fácil, pero que aburrido.

No somos buenos, ni malos. Los genes, la educación recibida, las vivencias y como afrontamos el día a día, nos va conformando. Somos seres racionales, sí, pero también sentimentales y, probablemente, esto último sea lo que definitivamente nos hace más humanos, lo que más nos hace sufrir y a la vez disfrutar. Lo que, en última instancia, nos hace únicos.

Todo lo que soy y lo que he aprendido ha sido fruto de la interacción con los demás. “Ellos” han ido conformando mi propia visión de la vida. Me han servido las actitudes positivas pero mucho más las negativas por lo que, lejos de reprobar, sólo puedo sentir agradecimiento por haber formado parte de mi existencia.

No todo van a ser semblanzas. También habrá temas libres, según tenga la necesidad, intuición u oportunidad.

Bienvenidos

13 comentarios:

Celadus dijo...

¡Ya era hora de que te integraras al mundo bloguero, Juanito! No sabes cuanto me alegra verte por aquí. Estoy deseando leer más, aunque te advierto que te tendré vigilado, jeje ;).
Un abrazo.

Juan dijo...

Gracias Celadus

Estás en tu casa

Un abrazo

Ina dijo...

Bienllegado al mundo blog de parte de otra novatilla. Espero leerte mucho. ¡Promete!

JR dijo...

mola Juan!!!!
Suena original la idea de hacer un blog con semblanzas de gente. Estaré encantado de leerte a menudo.

Juan dijo...

Muchas gracias Juanraig e Ina. Espero no defraudaros.

Un abrazo.

Alberich dijo...

Bienhallado amigo!!

^^

Cris dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cris dijo...

Bienvenido a este mundo de los blogs, Costillo!!!

Juan dijo...

Muchas gracias Cris y Al. Ya sabeis, estais en vuestra casa.

Un abrazo.

Lal dijo...

Una estrella más para el blogverso!!!
Bienvenido, Juan. Tengo el telescopio apuntándote ;)

Kaken dijo...

Una preguntilla..
¿porqué eres adicto a la gente?
Un bes.

Juan dijo...

¿Y tú me lo preguntas Kaken?. Jajajajaja.

Creo que lo he explicado en el penúltimo párrafo. No me gustan todos, pero de todos se aprende. Más de una vez no he cometido una gilipollez tras acordarme de un gilipollas que sí la cometió.

Pensar bien de la gente no es un acierto, es una opción. Y, por lo menos a mí, ir con una sonrisa y con el corazón en la mano me ha dado buenos resultados. Si das lo mejor de tí te suelen responder de la misma forma.

Muchas gracias Lal, sigue con tu telescopio y con tu cámara.

Lenka dijo...

Llego tarde, llego tardeeee!!! Que he estado de mudanza y sin internet!!!
Pero mira, más vale tarde que nunca. Enhorabuena por tu blog, Costillo!!! Ahora mismo me sumerjo en él ;-)