martes, 28 de octubre de 2008

Redacción sobre la Naturaleza

En un colegio de Sevilla, la maestra manda a sus alumnos de 7 años, una redacción sobre la Naturaleza. Lo que viene a continuación es una de las posibles obras de arte de cualquiera de las criaturitas.

La naturaleza es muy bonita. En el parque de los Príncipes es donde hay más Naturaleza junta.

Lo que más me gusta de la naturaleza son las costillitas de cordero, pero nunca he entendido como andan por el campo.

Hay otras cosas que me gustan de la naturaleza:

Las vacas son muy buenas porque ponen cajas de leche.

Las gallinas hacen sus huevos para que los comamos.

Los pollos hacen muslos y pechugas y las terneras crían filetes para que crezcamos.

Los cerdos no sé cómo se las apañan para construir unos jamones tan ricos.

Mi amiga Rita no sé si es naturaleza, pero también me gusta mucho.

Pero la naturaleza no son sólo animales. Hay otros animales que son vegetales y minerales.

Los árboles sé que no son animales, pero no sé exactamente lo que son, pero los melocotones y las manzanas vienen de ellos. Las latas de piña también. Me lo tengo que creer porque me lo han dicho mis padres aunque, lo único que yo he visto, han sido naranjas en los árboles, y no en todos. Hay muchos que no sirven para nada, más que para ensuciar el suelo con las hojas.

¿Porqué en la naturaleza hay cosas que no sirven para nada?. La naturaleza tiene piedras que no nos sirven para nada pero, sin embargo, también da ladrillos para construir nuestras casas. Los delfines nacen en las piscinas para divertirnos pero ¿que hacen las ballenas?. Sólo les gusta salir por la tele.

Un día salí con mis padres en el coche y conocí uno de los fenómenos más extraños de la naturaleza: las carreteras. Los hombres, que somos los únicos seres inteligentes del universo, hicimos los coches para aprovecharnos de las carreteras. Había además mucho verde y bichos que se parecían a los que salen en los libros, pero no tan bien hechos. En todo el rato que estuve en el coche no ví ni una tele ni una consola, por lo que sospecho que deben crecer en las minas, que también son un invento de la naturaleza.

Dios fue el que creó la naturaleza, pero la quiso hacer en seis días para descansar después. Si hubiera trabajado un poquito más hasta nos servirían los hipopótamos. Aunque hay que agradecerle que la naturaleza nos ayude tanto.

No he podido terminar el folio porque hoy es el cumple de mi hermana, pero sé mucho más de la naturaleza. Aún no he hablado de los columpios y los toboganes.

8 comentarios:

Lenka dijo...

Sólo se puede decir una cosa: los niños son geniales.

Juan dijo...

jajajaja. Y los padres no los sacan al campo. Pobrecitos míos.

Cris dijo...

Me encanta la redacción!!! ;)

Celadus dijo...

La vida misma :).

Juan dijo...

Muchas gracias Celadus y Cris

Kaken dijo...

Me dan ganas de desvelar el trasfondo del post, pero no lo haré a no ser que Costi me autorice...tengo la venia, shiquillo??
Un bes, por si acaso ;-)

Anónimo dijo...

vaya mierda pavo pa q lo cuelgas ... aces perder al tiempo de verdad a la gente ¬¬

Anónimo dijo...

oooo
muchas gracias, me has hecho los deberes.