martes, 24 de enero de 2012

Megaupload

Supuestamente, he visto series gratis a través de Megaupload. Que quizás lo haya hecho no significa que me parezca justo. No sólo me parece ilegal su existencia, sino incluso inmoral. Y si me he beneficiado de ello, soy consciente de que no he actuado correctamente.

Por ello me parece increíble que la gente, no sólo lamente que la hayan cerrado, sino que incluso lo vean un atropello.

La piratería es y debe ser un delito. Los que viven de la música, la TV o el cine tienen derecho a recibir una compensación por su trabajo y los empresarios que arriesgan su dinero para que esto siga siendo posible, tienen derecho a obtener beneficios. No me vale el argumento manido de que algunos músicos, directores o actores sean millonarios. La mayoría de los que destacan en cualquier profesión lo son. Y me parece muy bien que así sea.

Tampoco me vale que la SGAE sean otros piratas, que lo son. No estoy de acuerdo con el “Si tú delinques yo tengo derecho a delinquir”.

La verdad es que la mayoría de los que viven de estas artes pasan sus apuros a final de mes. Y con la piratería, a quién más daño se hace no es a los grandes sino a los pequeños. Una gran estrella, quizás en vez de ganar 20 millones gane 15 (no lo va a notar mucho). Pero uno de los cientos de operarios que se necesitan en una película se está jugando su puesto de trabajo.

Me gustaría que quien defiende la piratería convenciera a este operario de que no va a poder trabajar por el bien común de ver películas gratis.

O se llega a un acuerdo que satisfaga, y a la vez agravie, a todos, internautas y profesionales de estos medios, o llegará el tío Paco con las rebajas. No veo lejos que si la piratería sigue por el camino que va, se termine con las tarifas planas y se empiece a cobrar, por ley, por megas bajados.

6 comentarios:

Ernesto Moré dijo...

Yo también estoy de acuerdo en lo que dices lo único malo por ejemplo para mi que me gusta la música de japón es que es muy dificil conseguirla por fisico sino yo si me compraba los discos en original por apoyar a mis artistas favoritos, de ahí en lo demás si estoy de acuerdo no se vale robar lo que hacen los demas

Juan dijo...

En eso tienes razón. A veces puede ser complicado encontrar determinadas obras si no es a través de internet. Pero esto es una excepción.

Lenka dijo...

Juan, qué me dirías por ejemplo a mí, que hace un par de años y cada vez menos interesada por el cine actual (salvo maravillosas excepciones) me volví una fanática del cine del año del catarro? ando siempre a la caza de películas que ni se ponen en la tele, ni obviamente las podré ver ya en el cine, ni aparecen en los videoclubs. Qué hago si estoy loca por ver El fantasma y la señora Muir, o las de Siodmark, o Canción de cuna para un cadáver, o Las vírgenes de Wimpoole Street, o la serie completa de The thin man, o todas esas miles de pelis buenísimas en blanco y negro, de los años cuarenta y cincuenta que no hay modo de encontrar en parte alguna? Yo confieso que me las bajo de internet, y que las veo, las disfruto, las atesoro en mi pc y seguramente cometo un delito pero siento también que gracias a eso estoy ganando no sólo en ocio, sino en cultura.

Por otro lado entiendo perfectamente lo que planteas. Y al mismo tiempo, es de recibo que las penas por piratería sean más duras que por asesinato???? Estamos legislando bien estas cosas????

Juan dijo...

Bajarse películas descatalogadas no creo que haga daño a nadie. Pero esto es la excepción. La regla es que se bajen las actuales.

No entro a valorar las penas, porque no sé lo suficente del tema. Evidentemente no se puede equiparar un asesinato a la piratería. Pero los 50 años que piden al dueño de megaupload es en otro país y con otra legislación. En España te aseguro que la piratería no se castiga con 20 años.

Lenka dijo...

Me pregunto cuál será la pena por asesinato en un país que condena a 50 años por piratería. Y no, más vale que aquí no te caigan 20 años. Un homicidio saldría más barato.

Veamos. Incluso si mañana me bajo la última de Scorsese, entiendo que no estoy contribuyendo mucho al trabajo de ese señor (y de todos los que trabajaron para él en la película). Eso repercute en la recaudación, sin duda. Lo mismo que si en lugar de comprarme el último disco de Coldplay lo grabo del de un colega. Los precios de algunas cosas, por otro lado, son un escándalo total. La mayoría de la gente no puede permitirse ir al cine a ver todo lo que le gustaría. Antes esperábamos a que echaran las pelis en la tele, o alquilábamos. Ahora es que no hay ni videoclubs (porque internet los ha borrado del mapa, claro). Entiendo que bajarse contenidos perjudica al creador, pero es cierto también que la mayoría inmensa de personas que descargamos cosas no obtenemos beneficio económico de ello, lo disfrutamos nosotros. Supongo que es un uso indebido, pero quizá no un abuso. No sé si me explico.

Por otro lado, casi nadie se descarga la última de Starwars. Quieres verla en el cine, con toda la calidad. Pero si quieres ver la peli iraní que ganó en Cannes (por ejemplo), como no la descargues vas listo. No la van a estrenar en ninguna parte, quizá en un par de salas alternativas de capitales grandes. George Lucas no se va a arruinar. El iraní no se hará rico con su peli, pero quizá prefiera saber que la gente ha conseguido verla.

Algo hay que hacer. Es ocio, sí, y el ocio se paga. Pero es cultura también. Jode que la cultura no esté al alcance de todos. El cine patrio se financia en parte con dinero público (que me parece bien) pero luego en las salas nos cuesta tanto la entrada como la de la última mega producción americana que te pasas. Y, ojo, no digo que nuestro cine merezca menos. Ni querría perjudicar nuestra industria. Pero al final, a la hora de la verdad, sin pasta no hay cine. Y es difícil que haya pasta cuando ir al cine es tan caro y al final la mayoría, de gastar, opta por la americanada espectacular.

Es una jodienda. Qué hacemos? Que nos diga Jack, a mí todo esto se me escapa. Prima, qué hacemos pa estar todos medianamente contentos sin que nadie joda a nadie los garbanzos??

Juan dijo...

La cuestión de las penas por piratería es cuestión de cada país. Evidentemente, 50 años me parece una salvajada. No entro en el tema del castigo que se merece, sino en que es algo que, bajo mi punto de vista, es poco ético y no justificable.

Los precios de los artículos que no son imprescindibles, por muy elevados que sean, tampoco justifica su disfrute sin pago alguno.

Si no me puedo permitir una entrada al cine sólo hay una cosa que puedo hacer: no ir y rezar para que la pongan pronto en la tele. De todas formas, hay multitud de sitios en que te puedes bajar, a unos precios muy razonables, películas magníficas, como Firmin en España.

Y si no hay videoclubs, ¿porqué será?. ¿No será a causa precisamente de la piratería?.

El abuso tampoco justifica el uso indebido. Son sólo los mismos colores con distintas gamas.

Busca esa película iraní y casi seguro que la encuentras, con toda calidad de imagen y sonido y a un precio más que razonable. Además, vas a contribuir a que los que la hicieron, tengan más posibilidades económicas para seguir haciendo buen cine.

Toda la cultura no tiene porqué estar al alcance de todos, sobre todo la que hay que invertir mucho dinero para crearla. El que quiera cultura y no tenga dinero tiene miles de posibilidades de acceder a ella sin gastarse un euro. Ahí están las bibliotecas públicas, que funcionan maravillosamente, los museos, galerías de arte, esculturas al aire libre, ciudades maravillosas, contenidos en internet, películas en la tele. No hay suficiente número de horas en una vida para conseguir ver o leer obras de arte sin gastar absolutamente nada. Claro que no podrás acceder a cosas concretas, pero sí a las más valiosas. Shakespeare, Cervantes, Clarín, Velázquez, Goya...son eternos y gratis.

Las cifras del cine español son escandalosamente bajas y lo seguirán siendo mientras los cines sean caros y sólo puedas acceder a ver una peli de vez en cuando. Cuando puedes ir poco, tienes que afinar mucho y claro, el cine americano es más potente. De hecho, me da la impresión, que la piratería ha hecho muchísimo más daño a los pequeños que a los grandes.

¿Qué se puede hacer?
1. No defender ni justificar la piratería.
2. Usarla lo menos posible y sólo en películas o música que sea imposible conseguir de manera legal.