miércoles, 10 de diciembre de 2008

La vida

De una mujercita que nos hace vivir


Llena de vida. Llena de lágrimas y de sonrisas. De inquietudes e ilusiones sin fin. Una nueva vida ha llegado, llena de vida. Vida intensa y perfumada por las sensaciones más placenteras y adornada por las tristezas más profundas. Tú sabes lo que es vivir con intensidad. Sabes saborear hasta la última gota de los sentimientos.

Cuando la alegría te desborda, una nueva estrella nace en mi corazón, una estrella que brilla con la fuerza del amor que me haces sentir. Cuando la lágrima aparece, riega el jardín de mis entrañas y me une a ti para sentir esa piel tan querida y esa caricia tan necesaria.

Tu piel expresa, como ninguna otra parte de tu cuerpo, la vida que fluye en ti. Siempre dispuesta a la caricia, al beso, al abrazo. Tu piel te une a mí. El abandono de tu amor en mis brazos, nos sumerge en el limbo del destierro. No existe nada, solos tu y yo. Cierro los ojos y siento el palpitar de tu corazón y me sumerjo en un mundo de amor y tu VIDA me hace VIVIR.

Sufres porque no eres perfecta…..y yo te quiero mucho más….porque no lo eres. No me gustan los dioses…me gustas tú….delgadita…..protestona…..egoísta en ocasiones… pero eres tú, llena de vida y de colores y te quiero así, maravillosamente imperfecta, maravillosamente viva, maravillosamente……MARAVILLOSA.

La fuerza de tu vida me hace vivir y, mientras me quede un soplo de mi vida, te amaré.

Tu padre.

13 comentarios:

http://abebedorespgondufo.blogs.sapo.pt/ dijo...

Gostei tu blog.
Carlos
Portugal

CuanMarce dijo...

Importante expresarlo y delicioso sentirlo. El amor para que nos llene la vida tiene que fluir. Y no hay nada más importante para los hijos que sentir que el amor de sus padres es incondicional.

Un saludo

Guaja dijo...

Que maravilla de entrada!!!. Ojala los padres hablasen a sus hijos como tu lo has hecho aqui con la tuya mas a menudo.
Me has emocionado, y mucho. Enhorabuena por ser el padre que intuyo que eres.

Io dijo...

¡Madre mía!

Y tú dices que te emociono...

Hay que ver las cosas que haces con el teclado cuando te sale lo que llevas dentro.

Soy yo tu hija y me quedo abrazada a ti como un koala. Ya sé que a los hombres también se os suponen sentimientos, sensibilidad, ternura... Pero verlo y palparlo en toda la intensidad con que lo expresas es algo grande, Juan, muy grande.

Me alegra saber que tú también tienes la "suerte" de tu lado. Y tu hija la suerte de tener el padre que tiene.

Enhorabuena, por lo que sientes, por las personas que te hacen sentirlo, por la manera que tienes de dejarlo salir...

Un besazo y un abrazo fuerte

Juan dijo...

Michas gracias abebedores y bienvenido.

Cuanmarcé, efectivamente, el amor a los hijos y, como diría Lenka, a los padres debe ser incondicional. Cuando das, no sientes que das, simplemente es la maravilla del amor.

Guaja, siempre he pensado que cuando vas a tener hijos tienes dos opciones: decidir sufrirlos o disfrutarlos. Es una elección y cada cual escoge la que quiere. Yo me he quedado con la segunda y es maravilloso.

Io, te aseguro que se abraza como un koala, jajajaja. Va a cumplir 14 años y todavía se me sienta encima para ver la TV, y yo tan feliz, jejejeje.

Muchas gracias y un abrazo a todos

Portorosa dijo...

Qué bien, Juan, qué gusto, todo.

Un abrazo.

Kaken dijo...

Que importante no acostumbrarse a lo bueno que nos rodea, que maravilla descubrirlo cada día como si fuera nuevo....porque lo es en realidad.
Un bes

Juan dijo...

Muchas gracias portorosa.

Efectivamente Kaken. No acostumbrarse a lo bueno. Disfrutarlo siempre, siendo plenamente consciente de cada buen momento.

Un abrazo

Io dijo...

Tú si que sabes, Juan...

Sra de Zafón dijo...

Juan, de que modo más sencillo y hermoso nos cuentas qué sientes, cómo lo sientes y en definitiva quien eres tú y como vives el serlo.

Siento un gran placer al leerte, y mucha gratitud al poder asistir a esta apertura tuya en la que se incluye esta carta de amor tan íntima y hermosa.
No me extraña que tu hija se te enrosque como un Koala. Por otra entrada te piden que seas su médico, yo si no fuera una talludita, me pondría a la cola a ver si me tocabas de padre :-)

Un abrazo y muchas, muchas gracias por compartir tanta maravilla.

Juan dijo...

Muchas gracias Chusa. Ya padre me temo que no puede ser, jejejejej. Pero hay otras relaciones también maravillosas como la amistad, compañerismo, enriquecimiento mutuo.....

Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Qué risa! gracias, Juan. Enriquecimiento,entrando a tu blog, mucho y muy variado.

un abrazo.

Juan dijo...

Muchas gracias Chusa. Creo que estamos consiguiendo entre todos y en los diferentes blogs, un entorno de diálogo maravilloso.

Nos estamos exponiendo a la mirada de los demás, que no es fácil, y los demás se están animando a hacer lo mismo. Contamos nuestras reflexiones, nuestras emociones, no para sentar cátedra, sino para recibir.....y nos recibimos muy bien. Estoy encantado.

Un abrazo