miércoles, 19 de noviembre de 2008

Productos light

Mi colaboración con la Universidad de Járbart fue crucial para el descubrimiento de un hecho trascendental, que va a cambiar definitivamente la faz de la Tierra:

LOS PRODUCTOS LIGHT ENGORDAN.

Concienzudos análisis estadísticos y brillantes observaciones a pie de supermercados, me llevaron a recelar. Sólo compraban productos light las personas con más peso. En bares y restaurantes, se repetía la misma historia: sacarina=obeso. Azúcar normal =delgado. Cocacola sin calorías=obeso. Cocacola normal =delgado.

También las dietas para adelgazar engordan, porque no conozco ni un sólo delgado que las haga. Pero este tema será objeto de otra investigación.

Con mis colegas de Járbart decidimos comprobar si en otras culturas sucedía algo similar. Viajamos a Burundi. Mi sorpresa fue enorme cuando comprobé atónito que todos eran negros y ni uno sabía español. Hablaban en euskera, supuse con mi habitual agudeza, porque no había Dios que los entendiera. Así pues, Burundi es uno de los territorios históricos vascos. Me desconcertaba que estuviésemos en el avión tanto tiempo, porque desde Sevilla a Bilbao sólo se tarda una hora. Así pues, sacando a relucir mi proverbial clarividencia, supuse con razón, que el avión sólo había dado vueltas y más vueltas para despistar y obstruir nuestras indagaciones.

El caso es que no había ni un solo obeso en Burundi. Inmediatamente pregunté por los endocrinólogos de Burundi pues, a buen seguro, tenían que ser extraordinarios para conseguir mantener a su población en tan buen estado de revista. Pero no, no existen este tipo de especialistas.....NI TAMPOCO PRODUCTOS LIGHT. ¡¡¡Claro¡¡¡. La población no está expuesta a estos tóxicos engordantes así que no les hace falta ningún dietista.

¿No serán los endocrinólogos, con sus dietas hipocalóricas y productos Light, responsables de esta pandemia?. Pues está claro que sí, son los que más se benefician de la obesidad. Están pagados por las grandes corporaciones de las zanahorias y las lechugas para aumentar sus ventas y hundir a las honradas industrias de los Bollicaos y Phoskitos.

Así pues, fuera verduras, frutas y demás zarandajas. Abajo los productos Light. Vivan los Bollicaos.

Otro día os haré partícipes de mis otras prodigiosas investigaciones. Os adelanto, para que lo vayáis pensando, aunque sé que os cuesta mucho, los siguientes datos:

• ¿Quienes tienen dolores?: sólo los que toman analgésicos.
• ¿Quienes tienen inflamación?: únicamente los que toman antiinflamatorios.
• ¿Quienes tosen?: exclusivamente los que van al de Respiratorio.
• Y lo más grave de todo: ¿qué mujeres se quedan embarazadas?: ¡¡¡LAS QUE VAN AL GINECOLOGO¡¡¡.

Id reflexionando sobre estos temas tan sospechosos.

17 comentarios:

Io dijo...

Ja,ja, creo que es la primera vez que te veo sarcástico.

Yo siempre he pensado que, a aquellos que se gastan una indecencia de billetes para quitarse unos kilitos, nada de Clínicas Buchinger megaelitistas, un paseíto por Etiopía para que vean lo económico que les resulta a algunos mantener la silueta.

Mi hija se ha hecho vegetariana, y yo casi lo soy (aunque nunca podré lograrlo, soy adicta al queso y al pescado).

Come más que nunca y ya ha perdido cinco kilos, y encima duerme tranquila porque respeta sus convicciones de amor a los animales.

Tiene una vitalidad desbordante, se ha hecho análisis (lleva seis meses) y todo estupendo.

Así que ni productos light ni tonterías. Hay que regresar a las legumbres, que fue con lo que tan bien nos criamos todos, sin problemas de peso, y que ahora brillan por su ausencia en los comedores de los colegios.

Un beso y un abrazo

Lenka dijo...

Jejejeje, Io, ya verás cómo el Costillo tiene un lado de lo más cachondo. Esto es sólo un adelanto.

Te hago una única puntualización, Juan: los flacos sí que hacen dieta. Al menos las flacas. Siempre están tocando las pelotas con que están gordísimas, celulíticas y horrendas. No todas, claro, pero sí muchas. Viven a dieta permanente. Y dan el coñazo a las que no hacen lo propio. Hay muchas tipas para las que pasar de la 38 o la barrera de los 59 kilos es una hecatombe. Y a esas, como dice Io, sí que me las llevaba yo a... Iparralde del Sur (alias Burundi) a que les explicaran a los de allá que, en el primer mundo, hay gente tan rara que, teniendo comida a capricho, se mata de hambre voluntariamente. Iban a flipar en colorines los burundios.

Kaken dijo...

Me muero de sueñi,pero me ha encantado tu post.

Lenka, Io, procuraré contestaros mañana, que me habeis dado tema..

Un bes

El patio de mi casa dijo...

¡Hola!
Bueno, me ha encantado.... me has alegrado el comienzo del día, je,je....
¡Por supuesto que Burundi es uno de los territorios históricos vascos! Te lo digo yo, que soy de Bilbao... ¿No has leído a Oscar Terol? "Todos nacemos vascos", je,je....
Bromas aparte ¿intuyo una aguda crítica contra esa supuesta conspiración mundial para alienar a la población que indefectiblemente surge en muchas conversaciones de café?...
Un beso, y buen miércoles.

El patio de mi casa dijo...

¡Hola!
Bueno, me ha encantado.... me has alegrado el comienzo del día, je,je....
¡Por supuesto que Burundi es uno de los territorios históricos vascos! Te lo digo yo, que soy de Bilbao... ¿No has leído a Oscar Terol? "Todos nacemos vascos", je,je....
Bromas aparte ¿intuyo una aguda crítica contra esa supuesta conspiración mundial para alienar a la población que indefectiblemente surge en muchas conversaciones de café?...
Un beso, y buen miércoles.

Juan dijo...

Io, creo que le estamos dando demasiada importancia a los kilos de más. Sólo en la obesidad importante pueden haber problemas de salud. Lo de los kilillos de más, es cuestión estética y sólo una moda. Hace 100 años, esa grasita extra era la repanocha. La dieta vegetariana, bien llevada, es completa, pero tiene que estar muy informada y estar muy pendiente para no tener déficits. En la etiqueta humor puedes ver otras besugueces similares. Concretamente con la del sexo lo pasé bomba haciéndola.

Muchas gracias por tus aportaciones, siempre son estupendas.

Lenka, yo tampoco entiendo nada de esto. Hacer unos enormes sacrificios para estar guapas nunca lo comprenderé. Lo mismo pasa con los chavales en el gimnasio, que se tiran horas, no para mejorar su salud y bienestar, sino para coleccionar músculos. Como decía mi abuela cuando nos veía a los nietos poner cara de asco con los pitracos de las comidas: ¡¡¡tres mesesitos de hambre te daba yo¡¡¡. El hambre de verdad, enseñaría mucho a muchos.


Uy Kaken que peligrosa, jejejej, tema nuevo, pues dispara, que tengo ganas de leerte más cosas (y de algunas otras cosas más, también tengo ganas).

EPDMC, ¿te podría llamar de otra forma?, jejejee, es que es difícil.
Pues yo descubrí lo de Burundi este verano, mientras hacía el estudio. Tienen unas ikastolas de paja la mar de monas, pero no vi ni un pintxo (¿se escribe así?. Ibarretxe estaba morenísimo, jejejejeje.

Pues intuyes bien EPDMC, hay una crítica en todo esto, jejejejejeje.

Un abrazo a todas, sois estupendas

Io dijo...

Lenka, tenías razón. Acabo de leerme el post sobre el sexo.

Me partoooooooooo....

Juan, te he dejado un comentario. Como médico, deberías dar una conferencia sobre el tema, pero en los mismos términos, que en Youtube se iban a poner las botas, ja,ja

Ah, mi hija se ha tomado su dieta con mucha seriedad (mu seria ella, je,je) y antes que nada se ha empollado dos o tres libros de nutrición, con lo cual ahora me recita tésis doctorales sobre la verdadera naturaleza y funciones de nuestro sistema digestivo.

Kaken, me tienes intrigada...

Juan dijo...

Io, ya te he respondido en la entrada. Muchas gracias.

Kaken dijo...

Voy con prisas, imagino que todos andamos con un ojo en el trabajo y otro en los blogs, jejej.
Mirad lo que acabo de encontrar.. ¿habrá alguna conjura bloguil sobre temas como la obesidad y adláteres? :-)

http://www.directoalpaladar.com/2008/11/18-gordo-o-masai-cuestion-de-estilo

Que fabulosos los masais¡

(Volveré)

Juan dijo...

Con respecto a lo de la verdadera naturaleza del tubo digestivo, me imagino lo que ha leído, que nosotros no somos carnívoros y nuestro sistema digestivo no está preparado para ello y demás. Todo muy bonito y con apariencia de certero, pero falla una cosa: es falso. Somos omnívoros y tenemos enzimas preparadas para degradar la carne. Otra cosa muy diferente son las terribles dietas que comemos hoy en día, pero no tienen la culpa ni las carnes ni los pescados.

Un abrazo.

Rose dijo...

Si es que para pintxos, ni Donosti, ni na... no hay nada para salir de la crisis como montar un chiringuito en Burundi...
Me he decidido a un pequeño cambio de identidad, porque ya soys demasiadas las personas a las que os resulta difícil llamarme "El patio de mi casa".
A ver si un poco más tarde puedo leer lo del sexo, que estoy intrigada...
Saludos.

Juan dijo...

Jajajajaj.

¡Qué bien me han hablado de los pinchos de Donosti¡. Efectivamente, casi tan buenos como los de Burundi.

Rose, jejeje, mucho más fácil. Gracias. Rebienvenida Rose.

Un abrazo.

Kaken dijo...

No es que nos sea difícil, Rose...¡¡es que somos de un vago¡¡¡ jajajaa.
Ufff, me voy, que tardeee¡¡

Io dijo...

(¡Qué follón de día tuve ayer...!)

Pues sí, Juan, eso es lo que me explica, exactamente eso, y otras cosas más.

De cualquier manera, ella lo hace más por convicciones morales que por nutrición, aunque sí es cierto que vigila constantemente su dieta para no sufrir ninguna carencia.

Kaken, he leído el post de los Massai. Ahora comprendo por qué yo no tengo barriga cervecera, con lo que me gusta darle a la rubia, je,je.
Habría que repasar de vez en cuando los hábitos de antiguas civilizaciones. Nos hemos dejado cosas buenas por el camino.

Un beso y un abrazo

Rose dijo...

¡Hola! Te he dejado un comentario en el post del sexo...

Ina dijo...

Ajajajajaja, me ha encantado Juan!

Precisamente venía yo pensando algo parecido esta tarde. Muy bueno. Y ¡Gora Burundi!

Juan dijo...

Gracias Ina.

Muchas gracias Rose. Leído.

Un abrazo.